• Tierra arrasada por el Gobierno de Myanmar en el estado de Rajine.
Publicada: martes, 13 de febrero de 2018 2:12
Actualizada: martes, 13 de febrero de 2018 23:01

Las nuevas imágenes aéreas del estado de Rajine, en el este de Myanmar (Birmania) parecen mostrar varios asentamientos arrasados ​​del perseguido pueblo rohingya, lo que ha hecho saltar alarmas sobre posibles acciones del Gobierno birmano para borrar la historia de esta minoría musulmana.

Las inquietantes fotos, recientemente publicadas en la cuenta de Twitter del embajador de la Unión Europea (UE) en Myanmar, Kristian Schmidt, muestran un territorio lacerado con grandes parcelas de tierra nivelada.

Tal como se puede observar en las imágenes, aldeas que fueron incineradas durante la represión militar de Myanmar ahora parecen haber sido arrasadas completamente y carecen de toda estructura e incluso de árboles.

Por su parte, Chris Lewa, jefe de la ONG Proyecto Arakan, que ha trabajado durante años con los rohingya en el estado de Rajine, ha informado que esta comunidad “tiene la sensación de que ellos (los militares) están eliminando las últimas huellas de su presencia en la región”.

 

Las fotos, publicadas en las redes sociales después de una gira diplomática por la zona de conflicto en Rajine la semana pasada, parecen respaldar las especulaciones de que la reciente ofensiva contra los rohingya busca eliminar por completo de Myanmar a esta minoría musulmana.

Sin embargo, el ministro de Bienestar Social birmano, Win Myat Aye, ha defendido la nueva demolición, argumentando que forma parte de un plan para “reconstruir” las aldeas a un nivel más alto que antes.

Más de 688.000 musulmanes rohingyas han huido al vecino Bangladés debido a una campaña sistemática de asesinatos en masa, violaciones e incendios provocados. Una situación calificada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de “un ejemplo de limpieza étnica”.

La organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW) denuncia graves crímenes cometidos por el Ejército birmano contra esa minoría, incluidos asesinatos y violaciones y matanzas, que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Zeid Raad al-Husein, califica de “genocidio” contra esa minoría religiosa.

aaf/ncl/snz/hnb

Comentarios