• Autoridades armenias e invitados prominentes de todo el mundo conmemoran a las víctimas de la masacre de armenios perpetrada por los turcos otomanos en 1915, 24 de abril de 2016.
Publicada: lunes, 25 de abril de 2016 7:48
Actualizada: lunes, 25 de abril de 2016 8:53

El presidente de Armenia, Serzh Sargsyan, denunció el domingo la contumaz postura “hostil” de Turquía hacia “todo lo armenio”.

“La política negacionista de la Turquía oficial no ha cambiado, y no ha cambiado su postura hostil hacia todo aquello que es armenio”, señaló Sargsyan en el 101 aniversario de la matanza de armenios durante la Primera Guerra Mundial (1914-1919).

Sin embargo, reconoció que, al contrario que el Gobierno de Ankara, la sociedad turca ha experimentado un cambio parcial. Precisó, a su vez, que los “planes genocidas” de los turcos fracasaron y devinieron en el renacimiento de la nación armenia.

La política negacionista de la Turquía oficial no ha cambiado, y no ha cambiado su postura hostil hacia todo aquello que es armenio”, denuncia el presidente de Armenia, Serzh Sargsyan.

Por su parte, el primer ministro de Armenia, Hovik Abrahamyan, subrayó en un discurso pronunciado en el evento que sería mejor que las autoridades turcas aceptaran cuanto antes el genocidio de armenios ejecutado por los turcos otomanos.

Asimismo, pidió a la comunidad internacional que “condene el primer genocidio del siglo XX para evitar futuros genocidios” en el mundo entero, al mismo tiempo que conmemoró al millón y medio de víctimas de la masacre.

Aunque el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, expresó en un comunicado, el “dolor común” por las muertes que se debieron a las “condiciones trágicas de la guerra”, evitó una vez más admitir que la matanza se trató, en realidad, de genocidio.

“Nunca dejaremos de trabajar por la amistad y la paz, contra aquellos que intentan politizar la historia a través de una retórica de odio y enemistad para alienar a dos naciones vecinas unidas por su historia común y sus tradiciones similares”, agrega la nota presidencial.

A juicio de los funcionarios turcos, las muertes no fueron resultado de un plan de exterminio masivo dispuesto por el Estado otomano, sino que se debieron a las luchas interétnicas, las enfermedades y el hambre durante el confuso periodo de la Primera Guerra Mundial.

Aun cuando Ereván y Ankara acordaron dejar las hostilidades, establecer relaciones diplomáticas y abrir sus fronteras terrestres, el tema de la masacre de la población armenia en masa por los otomanos sigue siendo un gran obstáculo en el camino de normalizar los lazos bilaterales.

Además de en Armenia, el domingo se celebraron concentraciones para conmemorar a las víctimas de esta masacre en Turquía, Irán, Estados Unidos, Canadá, Australia, Al-Quds (Jerusalén) y en el exterior de la embajada turca en Beirut, capital libanesa.

zss/nii/