• El presidente del Comité Supremo Revolucionario de Yemen, Mohamad Ali al-Houthi.
Publicada: martes, 30 de marzo de 2021 9:08
Actualizada: martes, 30 de marzo de 2021 10:25

El Comité Supremo Revolucionario yemení dice que la llamada iniciativa de paz de EE.UU. es irrealista y no atiende las reclamaciones básicas del pueblo yemení.

“Lo que ha presentado el enviado especial de Estados Unidos para Yemen, Tim Lenderking, a través de la mediación del Sultanato de Omán, está lejos de alcanzar el nivel deseado y realista”, dijo el presidente del Comité Supremo Revolucionario yemení, Mohamad Ali al-Houthi, en una entrevista concedida el lunes a la cadena rusa RT en árabe.

Detalló que el llamado plan de paz de Estados Unidos para Yemen está lejos de las perspectivas de paz, y criticó que el alto el fuego presentado por Washington es todavía una mera oferta y su texto aún no se ha elaborado.

El 12 de marzo, el enviado especial de Estados Unidos para Yemen dijo que había preparado un cese al fuego a nivel nacional en Yemen. La iniciativa insta al movimiento popular yemení Ansarolá a detener sus avances en la estratégica provincia de Marib y cesar los ataques contra Arabia Saudí.

Ansarolá, sin embargo, rechazó la oferta, diciendo que la iniciativa no sólo era “no aplicable” sino “nula y sin valor”. El vocero del movimiento popular yemení, Muhamad Abdel Salam, denunció que la propuesta estadounidense no incluye “ni un verdadero fin del bloque ni un auténtico alto el fuego y un final de la guerra, solamente triquiñuelas cosméticas”.

 

Arabia Saudí, que lidera desde hace más de seis años una campaña militar contra el empobrecido Yemen, inquietado por los sucesivos avances de Ansarolá, ha ofrecido supuestamente “un plan de paz” que contempla la reapertura limitada del aeropuerto de Saná, capital yemení, y el tránsito de alimentos y combustible a través del puerto de Al-Hudayda (oeste), ambos controlados por las fuerzas populares de Yemen.

Yemen: no se negociará la cuestión humanitaria

Ansarolá, a su vez, dijo anteriormente que el fin del asedio al país no debería supeditarse a cuestiones políticas o militares de agresores.

El vocero de Ansarolá señaló al respecto que la idea de reapertura limitada de los enlaces aéreos y marítimos constituye un paso importante en cuanto al “derecho humanitario” y “no debiera usarse como instrumento de presión” por parte de Riad.

Arabia Saudí y sus aliados en la región han librado una guerra sangrienta contra Yemen desde marzo de 2015, con la intención de restaurar en el poder al fugitivo expresidente yemení Abdu Rabu Mansur Hadi.

Sin embargo, todo intento de los invasores para someter al pueblo yemení a su antojo en estos seis años de guerra ha sido un total fiasco que solo ha provocado un sinfín de penuria y catástrofe humanitaria en Yemen.

ftm/mkh