• Yemeníes inspeccionan los escombros generados por un bombardeo saudí en Saná, capital de Yemen. (Foto: Reuters)
Publicada: domingo, 28 de junio de 2020 13:27
Actualizada: lunes, 29 de junio de 2020 2:02

Yemen acusa a las Naciones Unidas de prolongar la guerra en su suelo por su postura parcial a favor de la ‘coalición’ agresora de Arabia Saudí.

“La Organización de las Naciones Unidas (ONU) nunca actuó como un mediador imparcial y las posiciones (expresadas por) Martin Griffiths (enviado especial de la ONU para Yemen) prolongan el trámite de la guerra”, advirtió el sábado el embajador de Yemen en Irán, Ibrahim Muhamad al-Deilami, en una entrevista concedida a la cadena yemení Al Masirah.

Dada esa parcialidad, el diplomático yemení restó competencia al ente internacional para dirigir el proceso de los diálogos políticos y humanitarios en Yemen.

Al-Deilami resaltó, asimismo, que la ONU funciona como “uno de los motivos de la continuación de la guerra en Yemen” y aseguró que Griffiths “no está cualificado para resolver ningún problema en el mundo, especialmente en Yemen”.

La ONU proclama intentos mediadores para poner fin al conflicto en Yemen; sin embargo, los diálogos de paz no han surtido efecto alguno hasta el momento.

 

Las autoridades yemeníes denuncian que las Naciones Unidas tienen un enfoque unilateral respecto a Yemen y que ignoran la situación humanitaria en este país. De hecho, acusan a este organismo de cerrar los ojos ante los crímenes de Arabia Saudí y sus aliados árabes contra el pueblo yemení.

En el último caso de la “parcialidad” que denuncian los yemeníes, las Naciones Unidas decidieron el 15 de junio eliminar la llamada coalición de Arabia Saudí de su lista negra de países en guerra que matan a niños y violan los derechos humanos. Yemen condenó este proceder de la ONU tildándolo de “crimen indeleble” y señaló que dicha decisión pone de relieve el profundo caos que reina en el organismo.

En fechas recientes, Yemen ha expresado su “buena fe”, según la propia ONU ha alabado, para lograr un alto el fuego con los agresores; no obstante, la campaña de agresión y bloqueo saudí sigue sin pausa en el país más pobre del mundo árabe.

En unas declaraciones pronunciadas hace poco y sin mencionar nada en cuanto a los bombardeos saudíes, Griffiths pidió a ambos bandos que cooperen y se esfuercen para poner fin a las tensiones militares. Muhamad Ali al-Houthi, presidente del Comité Supremo Revolucionario yemení, llamó más tarde al enviado de la ONU a que elevara tal petición a EE.UU., el Reino Unido, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU) por su desempeño desestabilizador y agresor en Yemen.

tqi/anz/myd/hnb