• Un niño yemení que sufre de desnutrición en un hospital en Sana, 6 de octubre de 2018 (Foto: AFP).
Publicada: lunes, 15 de octubre de 2018 2:19
Actualizada: lunes, 15 de octubre de 2018 11:31

Arabia Saudí y sus aliados destruyen las infraestructuras de producción alimentaria y agrícola en Yemen para que el pueblo pase hambre.

Así lo ha denunciado la Fundación para la Paz Mundial, afiliada a la Escuela de Derecho y Diplomacia Fletcher de la Universidad Tufts (EE.UU.) en un nuevo informe, documentado con pruebas, las cuales muestran que Arabia Saudí y sus aliados, en especial los Emiratos Árabes Unidos (EAU), apuntan, con intención, los sitios de producción y distribución de alimentos en las zonas controladas por el movimiento popular yemení Ansarolá.

“Si uno considera el daño a los recursos de los productores de alimentos (agricultores, pastores y pescadores), junto con la práctica de poner en el blanco el procesamiento, almacenamiento y transporte de alimentos en áreas urbanas, como una guerra económica en general, existe una prueba solida de que la estrategia de la coalición tiene como meta destruir la producción y distribución de alimentos en las áreas bajo el control (de Ansarolá) en Sana (la capital yemení)”, precisa el informe.

Recuerda un anuncio hecho el pasado mayo por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), según el cual, recurrir a métodos en la guerra para que el pueblo yemení pase hambre constituye “un crimen de guerra”.

Si uno considera el daño a los recursos de los productores de alimentos (agricultores, pastores y pescadores), junto con la práctica de poner en el blanco el procesamiento, almacenamiento y transporte de alimentos en áreas urbanas, como una guerra económica en general, existe una prueba solida de que la estrategia de la coalición tiene como meta destruir la producción y distribución de alimentos en las áreas bajo el control (de Ansarolá) en Sana (la capital yemení)”, detalla un informe de la Fundación para la Paz Mundial.

 

Según el informe, los campos agrícolas fueron los principales blancos de los ataques saudíes. Además, indica que Tihama, una llanura costera que se encuentra junto al mar Rojo, ha perdido en 2017 la mitad de las tierras de cultivo por los ataques aéreos de Arabia Saudí y sus aliados y, como consecuencia, el 43 por ciento de sus residentes pasan hambre cada día.

“Yemen plantea un desafío particularmente difícil para Estados Unidos y el Reino Unido, aliados clave de Arabia Saudí (…) y partidarios de una guerra que ostenta de manera sistemática (…) el derecho internacional, destruye la economía nacional y hacen estragos en la población civil”, señala el informe.

El reporte titulado ‘estrategias de la coalición en la guerra en Yemen’ se basa en las investigaciones realizadas desde hace años sobre los bombardeos saudíes al país árabe y fue publicado la semana pasada.

Las Naciones Unidas han llamado una y otra vez al régimen de los Al Saud a poner fin a esta “estúpida guerra”, iniciada en 2015, que ha dejado más de 11 000 muertos y cerca de 23 000 heridos, de acuerdo con el balance ofrecido por el Ministerio de Sanidad de Yemen.

Igualmente, la organización internacional asegura que la situación en Yemen ha empeorado significativamente por los ataques saudíes, de modo que la mayoría de la población necesita algún tipo de ayuda humanitaria para sobrevivir.

fdd/ncl/alg