• El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en una reunión con miembros de las Fuerzas Armadas, en Caracas, la capital, 17 de febrero de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 1 de marzo de 2020 15:57

Venezuela condena el informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre las elecciones de Bolivia y lo tilda de “injerencismo” contra Evo Morales.

“El informe del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) que ratifica la victoria electoral de @evoespueblo (Evo Morales, depuesto presidente de Bolivia) en las elecciones, es una muestra más de que el Ministerio de las Colonias (OEA) atenta contra la voluntad de los pueblos libres del continente”, escribió el sábado el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en su cuenta de la red social Twitter.

Toda nuestra solidaridad con el Jefe Indio del Sur. ¡Viva Evo!, manifestó Maduro a fin de mostrar su apoyo al expresidente boliviano.

Según una investigación recogida por el diario estadounidense The Washington Post, la OEA confirma que no existen evidencias significativas que avalen la tesis de que hubo irregularidades en las presidenciales celebradas en octubre de 2019, en las que Morales ganó.

En este contexto, los resultados divulgados por el Tribunal Electoral boliviano muestran que el partido Movimiento al Socialismo (MAS), liderado por el depuesto presidente, habría obtenido 10,49 puntos porcentuales más que el candidato opositor, Carlos Mesa.

En esta misma línea, el reconocido activista argentino y premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, ha aseverado, a su vez, este domingo, en su cuenta de Twitter, que el fraude en Bolivia no fue de Morales, sino del secretario general de la OEA, Luis Almagro, haciendo hincapié en que lo que ocurrió contra el depuesto mandatario fue un golpe de Estado y definitivamente se debe denunciar.

Además, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, tras conocer el informe del MIT, denunció su apoyo a la pronta democratización de Bolivia, con la plena participación del pueblo boliviano y sin proscripciones de ningún tipo.

Morales, tras un golpe de Estado en su contra por parte de la oposición que desconoció su reelección en las elecciones del 20 de octubre de 2019, se vio forzado a renunciar en noviembre de ese mismo año a su cargo para preservar la paz en el país andino. 

Asimismo, a pesar de convocar a los bolivianos a participar en las próximas elecciones en apoyo al candidato presidencial que representará su partido, Luis Arce, el depuesto presidente ha aseverado que la dictadura persiste en Bolivia, alegando que la evidencia de ello es su inhabilitación para postularse al Senado y la persecución a cualquier ciudadano que cuestione las medidas del actual gobierno de facto.

shz/anz/nlr/hnb