• El presidente de Rusia, Vladimir Putin, visita la base aérea de Hmeimim en Siria, 11 de diciembre de 2017. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 26 de septiembre de 2019 21:34

Rusia reconstruye una segunda pista de aterrizaje en su base aérea en Hmeimim, y monta un astillero en su base naval de Tartus, ambas situadas en Siria.

“Ahora se está reconstruyendo la segunda pista, lo que aumentará la capacidad (de la base)”, ha informado este jueves un funcionario del Ministerio de Defensa de Rusia que ha preferido no proporcionar su nombre por motivos de seguridad.

En esa base rusa también se han establecido nuevos hangares para los aviones, destinados a contrarrestar los ataques con aviones no tripulados (drones) de los enemigos, ha precisado la fuente.

El aeródromo de la ciudad de Hmeimim, situada en la provincia occidental de Latakia, actualmente alberga al menos 30 aviones de combate y helicópteros, ha indicado el funcionario ruso.

LEER MÁS: Rusia repele ataque con drones a su principal base aérea en Siria

LEER MÁS: “Terroristas atacan bases rusas en Siria con drones de Occidente”

Asimismo, Rusia monta un astillero en su base naval en Tartus que empezará a funcionar el 15 de octubre, ha informado la misma jornada el comandante adjunto del mando operativo ruso en la zona naval estratégica para el servicio electromecánico, Evgueni Guschin.  

“Ahora se instala el equipamiento, el 15 de octubre empezará a funcionar”, ha indicado el militar ruso y ha reiterado que el nuevo astillero incrementará diez veces las capacidades de reparación y mantenimiento de las embarcaciones.

Ahora se está reconstruyendo la segunda pista (en la base aérea en Siria), lo que aumentará su capacidad (de la base)”, ha anunciado un funcionario del Ministerio de Defensa de Rusia.

 

En este sentido, ha declarado que el astillero sirve para realizar operaciones de garantía, servicios de mantenimiento y reparaciones reglamentarias de buques y nuevas en el puerto.

LEER MÁS: Rusia envía otro cargamento de armas a base siria de Tartus

La base aérea siria ha sido el centro principal de la campaña militar rusa, mientras que el puerto de Tartus (en la costa mediterránea) ha servido como centro de suministro en la lucha contra los grupos terroristas.

A finales de septiembre de 2015, Rusia comenzó, a petición de Damasco, una campaña antiterrorista en Siria, dando apoyo aéreo y logístico a las fuerzas del Ejército sirio para detener el avance de los grupos terroristas, entre ellos, el grupo takfirí EIIL (Daesh, en árabe) y el Frente Al-Nusra (autoproclamado Frente Fath Al-Sham) en el país árabe.

Por su parte, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha subrayado ya en varias ocasiones que Moscú mantendría su presencia militar en sus bases militares, a las que, según indica, enviará refuerzos en caso de necesidad. 

LEER MÁS: Putin: Rusia mantendrá una presencia militar activa en Idlib, Siria

alg/ncl/mjs