• Fuerzas especiales rusas desplegadas en las inmediaciones de la ciudad siria de Palmira.
Publicada: sábado, 27 de abril de 2019 12:51

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, asegura que mantendrá un contingente militar activo en la provincia siria de Idlib para luchar contra los terroristas.

“Debemos continuar luchando contra los terroristas, que en su mayoría están establecidos en la zona de Idlib”, ha dicho Putin este sábado en una conferencia de prensa ofrecida desde Pekín, capital china, donde se encuentra de visita oficial, confirmando a su vez que mantendrá tropas en Siria.

El presidente ruso ha advertido a los grupos armados y facciones radicales que, si siguen violando el alto el fuego con sus ofensivas en las zonas de distensión de la provincia de Idlib (noroeste de Siria), “recibirán ataques de represalia”. Matiza, sin embargo, que la respuesta militar “no es apropiada” de momento debido al riesgo que comporta para la población civil.

Pese a lo señalado, el jefe del Estado ruso ha dado luz verde a una posible ofensiva contra Idlib, aduciendo que el Gobierno y Ejército de Siria deciden sobre cualquier operación militar y Moscú solo se limita a brindarles apoyo aéreo.

Debemos continuar luchando contra los terroristas, que en su mayoría están establecidos en la zona de Idlib [noroeste de Siria]”, ha dicho el mandatario ruso, Vladimir Putin, tras asegurar que mantendrá tropas en Siria.

 

El presidente ruso ha acusado, asimismo, a la oposición siria de obstaculizar la redacción de la nueva Constitución siria. “Los opositores posponen la formación del comité constitucional, no el presidente Bashar al-Asad. Tendremos que seguir negociando con la oposición sobre los miembros del comité”, precisa.

Idlib sigue en las garras de bandas rebeldes y extremistas afines a Al-Qaeda desde 2015. De hecho, a esta provincia fueron evacuados, en virtud de acuerdos de reconciliación, integrantes de distintos grupos armados que se negaron a rendirse tras las operaciones del Ejército sirio en Alepo (norte), Homs (centro), Guta Oriental (al este de la capital) y Daraa (sur).

Desde el sur de Idlib, último fortín organizado de los terroristas en Siria, se lanzan continuos ataques a las posiciones de las Fuerzas Armadas sirias, a lo que el Gobierno responde con bombardeos limitados.

Los ataques terroristas se producen a pesar del pacto alcanzado entre Turquía y Rusia el pasado 17 de septiembre sobre el establecimiento de una zona desmilitarizada de entre 15 y 20 kilómetros de ancho que dividía las posiciones del Ejército sirio de la zona controlada por la oposición armada respaldada por Turquía.

El acuerdo dejó en suspense la anunciada ofensiva de Damasco contra Idlib. No obstante, el Gobierno ha desplegado gran número de fuerzas y equipamientos militares en los alrededores de la provincia de Idlib en previsión de una ofensiva que “erradique el terrorismo”.

mjs/rba/nii/

Comentarios