• El nuevo presidente de Irán, Seyed Ebrahim Raisi (dcha.), reunido con su homólogo afgano, Ashraf Qani, en Teherán, 5 de agosto de 2021. (Foto: President.ir)
Publicada: jueves, 5 de agosto de 2021 16:02

El nuevo presidente de Irán culpa al Occidente del actual caos en Afganistán e insiste en que los mismos afganos son los llamados a garantizar su propia seguridad.

La seguridad de Afganistán debe ser garantizada por su propio pueblo, e Irán está dispuesto a ayudar a ese país en sus esfuerzos encaminados a restablecer una paz duradera y a impedir el derramamiento de sangre de los afganos”, ha dicho Seyed Ebrahim Raisi durante una reunión mantenida este jueves con su homólogo afgano, Ashraf Qani, en Teherán.

El nuevo mandatario persa ha destacado que Irán y Afganistán gozan de relaciones profundas, así como religiones y civilizaciones semejantes, para después manifestar que el país persa no escatimará esfuerzos para contribuir al bienestar de los afganos.

Conforme a Raisi, la inseguridad y el caos vividos actualmente en Afganistán se derivan de los complots urdidos por las potencias occidentales, por lo que ha insistido en que la seguridad de la región debe ser garantizada por los propios países de Asia Occidental.

No cabe duda de que la reducción de la presencia militar norteamericana en Afganistán no acabará con los actos provocativos y conspiraciones de Estados Unidos en Afganistán, ha asegurado Raisi, aduciendo que los intereses del país norteamericano y sus aliados están vinculados al caos en el país centroasiático.

 

Qani, por su parte, ha aprovechado la ocasión para volver a felicitarle a Raisi por su elección como octavo presidente de Irán en las presidenciales de 18 de junio y abogado por potenciar las interacciones políticas y económicas entre ambos países.

El presidente afgano ha considerado a Irán como un actor clave en la estabilidad regional y ha pedido a Teherán utilizar su peso político para contribuir a la restauración de la seguridad en Afganistán.

Crisis en Afganistán: ¿Quién es responsable?

Afganistán es testigo de enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y el grupo armado Talibán que busca controlar áreas rurales y lanza ataques continuos contra las principales ciudades afganas.

Últimamente, la crisis se ha agudizado en el país. Los talibanes han invadido áreas fronterizas con cinco países —Irán, Tayikistán, Turkmenistán, China y Paquistán— en medio de la retirada de las fuerzas de Estados Unidos que, a la cabeza de sus aliados, invadieron el territorio afgano en 2001, con el pretexto de luchar contra el terrorismo y deponer a Talibán.

De acuerdo con varios expertos y observadores, Talibán está fortaleciéndose con la ayuda encubierta de EE.UU. y es una evidencia de que el país norteamericano pretende legitimar su presencia en la región, orquestando una nueva ola de inseguridad en Afganistán.

ftm/ctl/rba