• Irán reitera que no negociará directa o indirectamente con EEUU
Publicada: domingo, 4 de abril de 2021 8:58
Actualizada: domingo, 4 de abril de 2021 18:13

El vicecanciller para Asuntos Políticos de Irán, Seyed Abás Araqchi, reitera el rechazo del país persa a conversaciones directas o indirectas con Estados Unidos.

No tendremos conversaciones con los estadounidenses en Viena [la capital austriaca], ni directa ni indirectamente. Negociaremos con la Comisión Conjunta y los países del Grupo 4+1 [el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania], y transmitiremos nuestras exigencias y condiciones para regresar al acuerdo nuclear de 2015”, ha aseverado este domingo Araqchi, en una entrevista con la cadena de noticias iraní IRINN.

En este sentido, el alto funcionario ha condicionado, una vez más, el regreso de Teherán al acuerdo nuclear —de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés)— a que Washington sea el primero en cumplir con todas sus obligaciones en el marco del pacto y levante todas las sanciones unilaterales impuestas contra la nación persa.

Al respecto, ha enfatizado que, en caso de que la parte estadounidense ponga fin de una vez a sus medidas restrictivas, Irán comprobará la anulación de todos sus efectos negativos en lo práctico, para revertir sus pasos nucleares.

Araqchi ha enfatizado, asimismo, que Irán no aceptará “ningún plan o prepuesta gradual” para volver al acuerdo nuclear. “No hay más que un paso para nosotros, y es que Estados Unidos levante todas las sanciones que fueron reimpuestas, reaplicadas o etiquetadas bajo [el mandato del entonces presidente] Donald Trump”, ha agregado.

 

Según el diplomático, las conversaciones de Teherán con el Grupo 4+1, programadas para celebrarse el próximo martes en Viena, se desarrollarán en torno a asuntos puramente “técnicos” y “abordarán las sanciones que deben levantarse” y lo que los estadounidenses deben hacer a este respecto.

El PIAC vive un destino incierto tras la salida unilateral de EE.UU. La Administración de Trump no escatimó esfuerzos para destruir este logro diplomático mediante su llamada campaña de “presión máxima” destinada a obligar a Teherán a renegociar el pacto.

Después de la retirada de EE.UU. del acuerdo nuclear, Irán esperó un año en el que dio una oportunidad al resto de los firmantes para salvarlo, pero, ante la pasividad de los europeos, empezó a reducir gradualmente sus compromisos.

Las autoridades iraníes han venido reiterando en repetidas ocasiones que las medidas adoptadas por Teherán sobre su programa de energía nuclear son reversibles, siempre y cuando, EE.UU. se reincorpore al PIAC levantando el totalidad de sus sanciones impuestas a Irán.

nsh/ybm/krd/fmk