• Un soldado saudí dispara un mortero hacia las posiciones de las fuerzas yemeníes. (Foto: Reuters)
Publicada: viernes, 23 de octubre de 2020 9:31

Irán advierte del intento de EE.UU. para convertir Asia Occidental en un depósito de armamentos mediante acuerdos y envíos de armas a ciertos países de la zona.

La política de Estados Unidos busca convertir la región en un depósito de armas y generar ingresos para las compañías de armas estadounidenses que siempre prefieren sus intereses a las vidas humanas”, criticó el jueves el portavoz del Gobierno iraní, Ali Rabiei.

Tras haber destacado la capacidad de Irán en la producción de diferentes equipos militares, el titular del país persa dejó claro que la doctrina militar de la República Islámica se basa en la defensa, pues, Irán no ha iniciado ninguna guerra en los últimos siglos.

En cuanto al fin de 13 años del embargo de armas que regía en Irán, en virtud de la Resolución 2231 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), y su derecho al comercio legítimo de armas con otros países, Rabiei enfatizó que Teherán lo haría de acuerdo con las reglas internacionales considerando los valores morales.

 

“Si un país nos pide armas, tenemos nuestras propias condiciones que son morales y responsables, no provocativas. Lo haremos en pleno cumplimiento de las normas internacionales”, apostilló.

Tras la llegada de Donald Trump al poder en EE.UU., el país norteamericano abandonó el acuerdo nuclear firmado en 2015 por Irán y el Grupo 5+1 —compuesto entonces por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania— y comenzó a implementar una nueva política de sanciones contra Irán en 2018. En los últimos meses, Washington recurrió a todas las herramientas a su alcance para extender el embargo de armas contra Irán, pero no tuvo éxito alguno después de que el CSNU rechazara su propuesta.

El Gobierno iraní ha saludado el fin del embargo de armas y anunciado que, a partir del 18 de octubre, Irán realizará transacciones de armas teniendo únicamente en cuenta “su capacidad defensiva”, dejando claro que en esta estrategia no tienen cabida “las armas de destrucción masiva” o las “armas no convencionales”.

Las autoridades del país persa subrayan que Teherán “no tiene la intención de unirse a la carrera armamentista en Asia Occidental”, una zona que está llena de armas de Estados Unidos.

msm/ktg/tqi/hnb