• El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif.
Publicada: jueves, 22 de octubre de 2020 22:38

Irán indica que la falta de voluntad de EE.UU. para renovar el Tratado START III con Rusia, muestra su falta de interés por la estabilidad mundial.

“La falta de interés de Estados Unidos de renovar el Tratado START III sobre la limitación de armas estratégicas ofensivas, que es uno de los tratados más importantes para garantizar la seguridad internacional y el control de armas, que expirará en febrero de 2021, es otro vivo ejemplo de la falta de interés de EE.UU. por la estabilidad global”, ha indicado este jueves el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, en un mensaje publicado en ruso en la red social Twitter.

Zarif ha subrayado que estas acciones del país norteamericano atestiguan su gran deseo de “iniciar una carrera armamentista en el mundo”.

El canciller persa ha hecho estas declaraciones después de que la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, rechazara una oferta del mandatario ruso, Vladimir Putin, para renovar el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START III, por sus siglas en inglés).

Moscú sugirió extender sin condiciones, por un año más, el acuerdo firmado en 2010. No obstante, el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Robert O’Brien, rechazó de inmediato la propuesta rusa, reclamando que el tratado no incluye la congelación de las ojivas nucleares, que según Washington constituyen el 55 % del arsenal de Rusia.

 

El tratado START III o el Nuevo START, cuyo objetivo es limitar el despliegue de armas nucleares, se firmó en 2010 por los entonces presidentes ruso y estadounidense, Dmitri Medvédev y Barack Obama, respectivamente, y es el único acuerdo que mantiene la estabilidad estratégica entre estos dos países; pues implica el control del 90 % de todas las armas nucleares del planeta.

Esta fue la segunda vez que el Gobierno estadounidense rechazó una oferta de Rusia. Moscú ya había ofrecido, en diciembre del año pasado, extender el tratado START III otros cinco años sin condiciones previas, pero Estados Unidos declinó la idea, insistiendo, sin éxito alguno, en que China también entre en el acuerdo, algo que el país asiático ya ha rechazado en reiteradas ocasiones.

Al respecto, el negociador norteamericano Marshall Billingslea dijo que todo lo que se acuerde con los rusos debería enmarcarse y formatearse de tal manera que permita extender ese acuerdo a los chinos cuando finalmente sean conducidos a la mesa de negociaciones.

nkh/lvs/mjs