• Manifestantes iraquíes encienden candelas por las víctimas de las protestas, Karbala, 1 de noviembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 6 de noviembre de 2019 22:53

EE.UU., al no poder desgobernar Irak con Daesh, organizó “un juego blando” con las protestas sociales para lograr sus objetivos, dice un alto funcionario iraní.

“Los estadounidenses empezaron con Daesh (acrónimo en árabe del grupo terrorista EIIL) y ocasionaron grandes daños en Irak y toda la región para desgobernar Irak, pero, al ver fracasados sus planes, organizaron un juego blando llamado ‘la gente’, a fin de sembrar inseguridad e inestabilidad en el país y lograr sus objetivos”, ha afirmado Hosein Amir Abdolahian, en una entrevista concedida en exclusiva a la cadena Al Alam, publicada este miércoles.

Los iraquíes presentes en las protestas recientemente desatadas para reivindicar sus demandas sociales declaran que “la embajada de EE.UU., en primer lugar,” y ciertos países regionales, en concreto, Arabia Saudí e Israel, en segundo lugar, están profundamente implicados en los disturbios, de acuerdo con el director general para Asuntos Internacionales del Parlamento iraní.

LEER MÁS: Hezbolá iraquí a EEUU, Israel y Riad: estén fuera de protestas o…

Entre las medidas adoptadas por la representación diplomática estadounidense en Irak para alentar los disturbios, conforme a los propios iraquíes, destaca el infiltrar entre los iraquíes a secuaces en las protestas sociales para convertir las movilizaciones pacíficas en marchas violentas, según ha recordado Amir Abdolahian.

Además, ha añadido, los diplomáticos norteamericanos han distribuido grandes cantidades de tarjetas SIM entre los alborotadores e infiltrados para que se mantengan en contacto entre sí cuando se registran interrupciones en los servicios de Internet del país árabe.

LEER MÁS: Fuerzas Armadas de Irak prometen mano dura a alborotadores

“El principal objetivo de los estadounidenses, saudíes y del régimen sionista es, concretamente, el desgobierno en Irak”; ese es el objetivo que han buscado materializar en los últimos 16 años, ha proseguido diciendo Amir Abdolahian.

Los estadounidenses empezaron con Daesh (acrónimo en árabe del grupo terrorista EIIL) y ocasionaron grandes daños en Irak y toda la región para desgobernar Irak, pero, al ver fracasados sus planes, organizaron un juego blando llamado ‘la gente’, a fin de sembrar inseguridad e inestabilidad en el país y lograr sus objetivos”, afirma el director general para Asuntos Internacionales del Parlamento iraní, Hosein Amir Abdolahian.


El destacado funcionario persa ha explicado, asimismo, que los enemigos, con Washington a la cabeza, “no están satisfechos” con el actual Gobierno iraquí, por lo que buscan convertir unas reivindicaciones sociales y legítimas en un instrumento para crear “discrepancias entre los chiíes y los suníes”, para luego impulsar la formación de un nuevo gobierno compuesto por los actores “deseados”.

Distintos movimientos y partidos políticos iraquíes apuntan el dedo acusador contra EE.UU. y su aliado Israel, afirmando que se están aprovechando de las protestas para provocar “caos” en su país.

Qais Jazali, líder iraquí del grupo Asa’ib Ahl al-Haq, ha asegurado, a su vez, que el servicio de espionaje israelí (el Mossad) opera en varias provincias del norte de Irak y tiene “una base conjunta” con la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés) en el aeropuerto de Bagdad (capital iraquí). El Mossad, conforme al líder iraquí, busca usar a los disidentes de ciertas formaciones políticas iraquíes para “avivar los enfrentamientos”.

LEER MÁS: Las Fuerzas Armadas de Irak no permitirán que haya caos en el país

El Gobierno de Bagdad ha detectado manos ocultas detrás de las protestas iniciadas el 1 de octubre, por la corrupción, el paro y la carestía de productos básicos. El Ejecutivo iraquí dice que reconoce el derecho a expresarse en las calles, pero rechaza que, para ello, se recurra a cualquier tipo de violencia.

ask/anz/nlr/rba

Comentarios