• Fuerzas isrelíes detienen a un palestino en el recinto de la Mezquita Al-Aqsa, Al-Quds (Jerusalén), 29 de mayo de 2022. (Foto: Getty Images)
Publicada: domingo, 21 de agosto de 2022 21:28

La Liga Árabe (LA) advierte al régimen de ocupación israelí de las consecuencias de sus actos profanatorios contra la Mezquita Al-Aqsa en Al-Quds (Jerusalén).

En un comunicado emitido este domingo con motivo del 53.º aniversario del fatídico ataque a la Mezquita Al-Aqsa, ha expresado su plena solidaridad con el pueblo palestino, en particular Al-Quds, frente a las prácticas provocativas y sistemáticas de las autoridades israelíes, las cuales tendrán graves consecuencias para ese régimen.

La nota indica que, desde su creación en 1948 hasta el día de hoy, Israel sigue sus crímenes contra la nación palestina e intenta cambiar el estatus de Al-Quds y judaizar esta ciudad, mediante las agresiones diarias a la Mezquita Al-Aqsa y la detención de los palestinos en este sagrado lugar.

Ante tal coyuntura, ha llamado a la comunidad internacional a asumir su responsabilidad respecto a la causa palestina y proteger al pueblo palestino.

Además, considera imprescindible que el mundo tome las medidas necesarias para detener los crímenes de Israel, cancelar todas las actividades que cambiarían el estatus legal e histórico de Al-Quds y obligar al ente ocupante a que se adhiere a las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), especialmente la Resolución 2334 que denuncia la ilegalidad de los asentamientos israelíes.

 

El 21 de agosto de 1969, el extremista israelí Michael Dennis Rohan, en un deplorable acto, incendió la parte oriental de Al-Aqsa, lo que provocó la total destrucción de esa área.

Las autoridades israelíes alegaron que el perpetrador ingresó a Palestina para hacer “turismo”, además de señalar que tenía un “trastornado mental”, negándose de esa manera a abrir la investigación sobre el crimen y enviando a Rohan de vuelta a Australia sin castigo alguno.

La Mezquita Al-Aqsa es considerada como símbolo nacional de Palestina. Israel, que se considera a sí mismo propietario de los territorios palestinos, sueña desde el inicio de su ocupación con destruir este centro de culto a fin de transformarlo en un templo judío.

ftn/ctl/hnb