• ‘Irak superará inestabilidad política con comicios parlamentarios’
Publicada: sábado, 1 de agosto de 2020 1:32

Dados los desafíos que enfrenta Irak, celebrar elecciones el 6 de junio es importante para superar la inestabilidad en el país árabe, dice un analista.

El experto en temas internacionales Esteban Silva Cuadra, ha analizado este viernes para HispanTV el anuncio del primer ministro iraquí, Mustafa al-Kazemi, de que las elecciones anticipadas de diputados se celebrarán el 6 de junio del próximo año.

En el contexto de inestabilidad política, producto de una crisis económica por temas de corrupción, de injerencia, una situación que lleva muchos años (…) la celebración de elecciones parlamentarias es importante como proceso de estabilización, desde el punto de vista electoral y político, para superar con esta convocatoria un periodo de inestabilidad política e institucional en Irak”, manifiesta el analista. 

 Silva Cuadra recuerda que, justamente, el Congreso iraquí aceptó en febrero la nominación de Al-Kazemi como premier del país con el mandato específico de realizar elecciones, previo a un saneamiento desde el punto de vista de la ley electoral, que permita dar un basamento a la elección de las autoridades. 

 

El analista insiste en que Al-Kazemi llegó al poder, después del paso relámpago de varios primeros ministros, con el encargo de dirigir un gobierno de transición mientras se organizaban esas elecciones, una de las demandas de la revuelta popular que estalló en octubre.

Las últimas elecciones legislativas iraquíes se celebraron en mayo de 2018. Las próximas estaban previstas para mayo de 2022, pero el Gobierno aceptó adelantarlas.

Durante meses, centenares de miles de personas invadieron las calles de Bagdad (la capital) y de otras ciudades para exigir el fin del régimen y la salida de la dirigencia política. Los manifestantes denunciaban tanto la corrupción como el ineficiente sistema de reparto de cargos en función de pertenencias étnicas o confesionales, por lo que el Gobierno propuso al Parlamento reformas, entre ellas una nueva ley electoral, para intentar apaciguar la revuelta.

Las citadas protestas, no obstante, se tornaron violentas después de que ciertos países, incluido EE.UU., valiéndose de agentes infiltrados, convirtieran estas marchas pacíficas en un caos para beneficiarse de la situación.

Fuente: HispanTV noticias

ncl/rha/rba