• Un grupo de manifestantes antigubernamentales en Bagdad, capital de Irak, 27 de noviembre de 2019. (Foto de AFP)
Publicada: viernes, 29 de noviembre de 2019 15:23
Actualizada: viernes, 29 de noviembre de 2019 17:12

Un alto clérigo religioso de Irak alerta de los complots de los enemigos que tratan de crear conflictos para traer de vuelta la “era de la dictadura” al país.

“Para lograr sus objetivos maliciosos, los enemigos planean extender el caos y sumir al país en luchas internas y luego devolverlo a la era de la dictadura, por lo que todos deben trabajar juntos para quitarles esta oportunidad”, ha aseverado este viernes el máximo clérigo chií de Irak, el gran ayatolá Seyed Ali Sistani, refiriéndose al exdictador iraquí Sadam Husein (1979-2003).

Dirigiéndose a los fieles durante las oraciones en la ciudad de Karbala (centro), ayatolá Sistani ha instado a los manifestantes a evitar ataques contra personas y sus propiedades y distanciarse de quienes cometen tales actos.

Según el clérigo, resulta imprescindible que los manifestantes se desvinculen de los saboteadores y no les permitan que abusen de sus protestas pacíficas con el fin de dañar y asaltar las propiedades de los iraquíes.

Para lograr sus objetivos maliciosos, los enemigos planean extender el caos y sumir al país en luchas internas y luego devolverlo a la era de la dictadura, por lo que todos deben trabajar juntos para quitarles esta oportunidad”, ha aseverado el máximo clérigo chií de Irak, el gran ayatolá Seyed Ali Sistani.

 

En otra parte de su sermón, la autoridad religiosa ha hecho un llamado al Parlamento de Irak para que sume sus esfuerzos a fin de resolver la crisis actual, proteger los derechos del pueblo iraquí y prevenir el derramamiento de sangre, así como “evitar que el país caiga en un ciclo de violencia, caos y destrucción”.

Asimismo, ha pedido al Parlamento que “acelere la adopción de un conjunto de leyes electorales que satisfagan las demandas de la gente como preludio de elecciones libres y justas que reflejen correctamente la voluntad del pueblo iraquí”. Cualquier demora en este camino, le costará caro al país”, ha agregado.

Las movilizaciones en Irak comenzaron el primero de octubre con demandas de puestos de trabajo y una mejora de la situación económica, y terminaron pidiendo el fin de la corrupción.

Las marchas comenzaron de forma pacífica pero pese a reformas aprobadas por el Gobierno iraquí para responder a las demandas legítimas de los manifestantes, se tornaron violentas después de que vándalos y saboteadores infiltrados comenzaran a disparar contra los policías y los manifestantes.

LEER MÁS: Irak abre investigación por actos violentos en protestas en el país

Varios analistas opinan que EE.UU. y el régimen de Israel intervienen en las protestas pacíficas en Irak para crear caos y poder así “mantener el dominio económico y político de un Irak destrozado y hacerse con el control del petróleo”.

ftn/krd/rba