• “Autoridad religiosa puede ayudar a Irak a superar actual crisis”
Publicada: lunes, 4 de noviembre de 2019 2:45
Actualizada: lunes, 4 de noviembre de 2019 9:31

La población iraquí ha recurrido a la autoridad religiosa para solventar la actual crisis desatada tras las intensas protestas que sacuden el país árabe.

Según los medios locales, miles de personas han salido este domingo a las calles de Bagdad (la capital), así como las grandes ciudades de Karbala (centro) y Basora (sur) para manifestar su pleno apoyo a la autoridad religiosa iraquí y condenar la violencia instigada por varios países regionales.

Los manifestantes, además, han insistido en la necesidad de obedecer a la autoridad religiosa, destacando que sus directrices podrían ser una “hoja de ruta” para superar la crisis política que sufre el país árabe.

“La autoridad religiosa había salvado una vez al país del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), el mayor complot contra Irak, y estamos seguros de que esta vez solventará esta crisis”, ha indicado el clérigo iraquí Davud al-Maliki, que participa en las protestas.

Los manifestantes han destacado también la importancia de acelerar la implementación del paquete de reformas aprobado por el Parlamento iraquí, mientras insisten al Gobierno de Bagdad a cumplir las demandas de la autoridad religiosa para neutralizar las manos ocultas detrás las protestas pacíficas.

LEER MÁS: Hezbolá iraquí a EEUU, Israel y Riad: estén fuera de protestas o…

La autoridad religiosa había salvado una vez al país del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), el mayor complot contra Irak, y estamos seguros de que esta vez solventará esta crisis”, ha indicado el clérigo iraquí Davud al-Maliki, que participa en las protestas.

“La autoridad está a favor de la reforma. Hemos advertido anteriormente que la constitución y el sistema político del país es defectuoso. La constitución necesita ser reformada radicalmente”, ha sostenido el sheij Zargam al-Maliki, jefe de la tribu Bani Malik.

Estas marchas tuvieron lugar días después de que el máximo clérigo chií de Irak, el ayatolá Seyed Ali Sistani, urgiera al fin del derramamiento de sangre en el país árabe mientras instó a las autoridades iraquíes a satisfacer las demandas de los manifestantes.

“La posición de la autoridad es bastante clara”, ha resaltado el activista iraquí Ahmed Alwan, destacando que la autoridad religiosa apoya el derecho de la población iraquí y la implementación de reformas.

El Gobierno de Bagdad ha dejado en claro que reconoce el derecho a expresarse en las calles, pero rechaza la violencia. Asimismo, las autoridades iraquíes han denunciado la presencia de extraños en las protestas desatadas el 1 de octubre para exigir el fin de la corrupción, el paro y la carestía de productos básicos. 

LEER MÁS: Irak afirma que permite protestas, pero no tolerará la violencia

En línea con las reformas en el país árabe, el presidente iraquí, Barham Salih, informó el jueves de la celebración de elecciones anticipadas bajo una nueva ley electoral más justa e integral. Por su parte, el Parlamento iraquí aprobó el lunes una serie de reformas para responder a las demandas populares y frustrar los planes desestabilizadores de los infiltrados en las marchas.

myd/rha/rba

Comentarios