• Gobierno de Irak anuncia medidas sociales en respuesta a protestas
Publicada: domingo, 6 de octubre de 2019 17:05
Actualizada: martes, 8 de octubre de 2019 22:17

El primer ministro de Irak, Adel Abdul-Mahdi, anuncia una serie de reformas sociales en respuesta a las demandas económicas de las protestas.

Al término de un consejo extraordinario, el Gobierno de Abdul-Mahdi ha anunciado este domingo un decreto con 17 medidas sociales que apuntan a las exigencias que se han manifestado en las protestas, y que responden al llamado que hizo el máximo clérigo chií de Irak, el ayatolá Seyed Ali Sistani, a aplicar reformas reales en el país árabe.

Las medidas incluyen ayudas y distribuciones de viviendas, así como la concesión de tierras para construir viviendas en el marco de un “Plan Nacional de Vivienda” para las familias con bajos ingresos, el aumento de los estipendios de bienestar para las familias necesitadas y subsidios para los jóvenes desempleados.

Asimismo, el Ejecutivo iraquí ha ordenado la instalación de puestos para los vendedores ambulantes en un intento por crear empleos, sobre todo para los jóvenes.

En este sentido, entre las decisiones adoptadas se han aprobado ayudas de 175 000 dinares iraquíes (unos 150 dólares), durante tres meses, a cada persona de un grupo de 150 000 desempleados y personas sin posibilidades de trabajar, lo que supondrá un costo de unos 65 millones de dólares.

 

Además, el Gobierno iraquí ha decidido lanzar un programa de formación para 150 000 desempleados, que van a recibir otra “donación de 175 000 dinares”, que les permitirá entrar en una bolsa de trabajo para ser contratados por empresas de inversión que trabajan en Irak.

También se han ratificado ayudas para la modernización de las instalaciones en mercados a cambio de que los propietarios contraten a desempleados.

Otra de las medidas anunciadas es que el Ministerio de Salud se encargue de “ofrecer atención médica a los heridos en las manifestaciones y las fuerzas de seguridad”, y que corra con los gastos en el país y “fuera de Irak en caso de que sea necesario. Las víctimas de las manifestaciones y de las fuerzas de seguridad se considerarán mártires (...) para conceder a sus familias los derechos y privilegios correspondientes”.

Abdul-Mahdi está decidido y firme a cambiar la situación económica del pueblo y combatir la corrupción. Un ejemplo de ello es que hace unos días despidió a 1000 funcionarios por cohecho.

La invasión de EE.UU. y sus aliados de Irak destrozó la economía del país. Estados Unidos mantiene una ocupación oculta de Irak, de tal manera que controla la distribución de los ingresos del petróleo del país árabe, su sistema bancario y monetario y sus relaciones comerciales con otros Estados.

A raíz de los problemas que vive Irak, el martes se desencadenó una ola de manifestaciones en Bagdad (capital) para protestar en contra de la corrupción, el desempleo y los problemas existentes en los servicios públicos.

LEER MÁS: Irak abre investigación por actos violentos en protestas en el país

Sin embargo, ciertas personas desviaron de su curso pacífico las protestas, que se tornaron violentas convirtiéndose en choques entre un grupo de manifestantes y policías iraquíes, dejando varios muertos en ambos bandos.

Ante tal panorama, el ayatolá Sistani instó el viernes a evitar la violencia en las protestas. El máximo clérigo chií también llamó a los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial de Irak a cumplir con su responsabilidad en la lucha contra la corrupción y a aplicar reformas reales en el país.

Pese a que algunos medios occidentales y árabes, en particular de Arabia Saudí, intentaron incitar a una mayor violencia y aprovecharse de las protestas para alcanzar sus objetivos políticos, ahora la tranquilidad está retornando a Irak, por lo que las autoridades iraquíes levantaron el toque de queda impuesto el jueves.

LEER MÁS: Informe: Robots saudíes incitan las protestas en Irak

tmv/anz/hnb

Comentarios