• Las fuerzas de seguridad iraquíes limpian una calle en Bagdad (la capital iraquí), 5 de octubre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 5 de octubre de 2019 10:30

Las autoridades iraquíes han levantado este sábado un toque de queda impuesto desde el jueves en Bagdad (la capital) para evitar la violencia en las protestas.

Hubo un tráfico normal en la capital y las calles y las plazas principales estaban en silencio. Las barreras de hormigón bloquearon las zonas donde los manifestantes se enfrentaron con los agentes de Policía durante la semana.

LEER MÁS: Irak declara toque de queda en Bagdad para proteger a residentes

Desde el martes, una ola de protestas se ha desencadenado en Bagdad cuando los manifestantes iraquíes se congregaron en la plaza Tahrir para protestar en contra de la corrupción, del desempleo y de los problemas existentes en los servicios públicos.

Sin embargo, ciertas personas han desviado de su curso pacífico las protestas que se han tornado violentas convirtiéndose en choques entre un grupo de manifestantes y policías iraquíes.

Sin embargo, la violencia dejó varios muertos y la Policía acusó a grupos de francotiradores no identificados de disparar en las manifestaciones en la capital. Varios policías fueron asesinados.

El presidente del Parlamento de Irak, Muhamad al-Halbousi, prometió el viernes implementar planes para construir viviendas y generar empleos dentro de un plazo específico.

Al-Halbousi además dijo que los manifestantes no deberían atacar instituciones estatales, instando a los iraquíes a luchar contra la corrupción de la misma manera que la nación luchó contra el terrorismo.

 

El portavoz del Ministerio de Defensa iraquí, el general de división Tahsin al-Jafayi, a su vez, reiteró que los “infiltrados” dispararon contra los manifestantes para generar caos en el país árabe.

El máximo clérigo chií de Irak, el ayatolá Seyed Ali Sistani, también instó el viernes a evitar la violencia en las protestas que vive el país en los últimos días.

Ante esta coyuntura, algunos medios occidentales y árabes, en particular de Arabia Saudí, exageran las protestas con la intención de sacar provecho político de la situación, alentar la violencia y acusar a las fuerzas de las Unidades de Movilización Popular (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe) de reprimir a los manifestantes.

LEER MÁS: Informe: Robots saudíes incitan las protestas en Irak

Dichas fuerzas populares básicamente fueron organizadas para luchar contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), un deber realizado perfectamente durante la lucha de este país contra el flagelo del terrorismo, y no tienen misión alguna para realizar medidas en las protestas.

alg/ktg/hnb

Comentarios