• El expresidente de la Generalitat catalana Carles Puigdemont habla ante la bandera regional izada en Bruselas, capital belga, 28 de julio de 2018.
Publicada: lunes, 14 de octubre de 2019 10:40
Actualizada: martes, 15 de octubre de 2019 19:26

El expresidente catalán Carles Puigdemont tacha de ‘barbaridad’ el fallo judicial que condena de entre 9 a 13 años de cárcel a 9 líderes independentistas catalanes.

Puigdemont, que fue presidente de la Generalitat catalana entre enero de 2016 y octubre de 2017 hasta su fuga, ha llamado este lunes al independentismo a reaccionar “como nunca” ante el dictamen del Tribunal Supremo de España, que falla a favor de que los líderes secesionistas permanezcan encarcelados durante varios años por su implicación en el referéndum del 1-O.

El  proceso culminó con la declaración de la independencia de Cataluña, leída por el propio Puigdemont el 27 de octubre de 2017 ante el Parlamento regional, y la posterior aplicación del artículo 155 de la Constitución por el Gobierno español.

LEER MÁS: Puigdemont y su Gabinete saludan a la República catalana

“Ahora más que nunca, a su lado y al de sus familias. Toca reaccionar, como nunca. Por el futuro de nuestros hijos e hijas, Por la democracia. Por Europa. Por Cataluña”, ha arengado Puigdemont desde su cuenta de Twitter.

Ahora más que nunca, a su lado y al de sus familias. Toca reaccionar, como nunca. Por el futuro de nuestros hijos e hijas, Por la democracia. Por Europa. Por Cataluña”, reclama el expresidente catalán Carles Puigdemont, en alusión al dictamen judicial del Tribunal Superior de España que condena de entre 9 a 13 años de cárcel a 9 líderes independentistas catalanes.

 

Las reacciones se han sucedido inmediatamente después de divulgarse la sentencia, que condena a 13 años de cárcel al exvicepresidente catalán Oriol Junqueras por sedición y malversación de fondos públicos, a 12 años a los exconsejeros Raül Romeva, Jordi Turull y Dolors Bassa, a 11 años y 6 meses a la expresidenta del Parlamento catalán Carme Forcadell, a 10 años y medio de prisión a los exconsejeros Joaquim Forn y Josep Rull y, por último, a 9 años a los entonces líderes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente.

Junqueras ha reaccionado a su sentencia diciendo: “No hay otra opción que construir un nuevo Estado”

Forcadell ha escrito en un tuit que “la injusticia se ha consumado”, mientras que su sucesor en el cargo Roger Torrent ha protestado en un mensaje publicado, diciendo “hoy nos han condenado a todos”.

El presidente catalán, Quim Torra, a través de una retransmisión televisiva desde la sede de la Generalitat en Barcelona, ha dicho: “Se han vulnerado los derechos fundamentales de los catalanes. La democracia consiste en proteger esos derechos y no vulnerarlos. La acusación y la sentencia son extensivas a millones de catalanes”. Asimismo, ha exigido una amnistía para los líderes independentistas aduciendo que “la amenaza, la prisión y el castigo no son solución de nada. Eso es herencia de la dictadura, no un rasgo de la democracia”.

LEER MÁS: Torra promete “avanzar sin excusas” hacia la república catalana

Por su parte, el Gobierno en funciones, presidido por el socialista Pedro Sánchez, ha pedido respeto a la sentencia, asegurando que se debe acatar y haciendo hincapié en que “no procede” hablar de indultos.

En cambio, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha dicho que queda claro por el consenso de los jueces del Tribunal Supremo “que no hubo violencia” y que esta condena pasará a la historia “como símbolo” de que los conflictos políticos no se deben judicializar. 

LEER MÁS: Podemos propone un plebiscito en Cataluña en su programa electoral

Los enjuiciados estaban acusados de rebelión, pero la Corte Suprema ha considerado que, aun cuando en el otoño de 2017 se registraron en Cataluña “indiscutibles episodios de violencia”, estos no bastan para condenar a los líderes independentistas por rebelión.

El delito de sedición se impone a los nueve acusados que están en prisión preventiva y a los que la Fiscalía consideraba líderes de la rebelión. La decisión del Supremo de no condenarlos por un delito de rebelión implica una importante reducción de pena respecto a la que pedía el Ministerio Público español.

krd/tmv/nii

Comentarios