• El canciller de Irán, Mohamad Yavad Zarif, habla en una rueda de prensa con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, en Moscú, 26 de enero de 2021.
Publicada: martes, 26 de enero de 2021 14:28
Actualizada: martes, 26 de enero de 2021 15:59

Irán remarca a EE.UU. que su palabra no le basta para revertir los pasos dados en virtud del PIAC; Washington debe anular todas las sanciones impuestas a Teherán.

El canciller de Irán, Mohamad Yavad Zarif, en un encuentro mantenido este martes con su homólogo de Rusia, Serguéi Lavrov, en Moscú (capital rusa), ha recordado a la nueva Administración estadounidense, presidida por Joe Biden, que las declaraciones hechas en torno a que EE.UU. pretende reincorporarse al acuerdo nuclear solo serán creíbles cuando vayan de la mano de acciones concretas que demuestren sus verdaderas intenciones.

Lo que hemos escuchado hasta ahora de la nueva Administración estadounidense han sido puras palabras y declaraciones de intenciones, y como hemos dicho antes, responderemos con acciones concretas, siempre y cuando EE.UU. anule todas las sanciones ilegales que haya impuesto a Irán” desde la firma del acuerdo nuclear, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés).

A diferencia de Washington, ha enfatizado, Teherán cumplió con todas sus obligaciones adquiridas en lo tocante al acuerdo nuclear. “Nosotros cumplimos con nuestros compromisos en el acuerdo nuclear, pero Washington no estuvo a la altura de sus compromisos, incluso bajo [el mandato del expresidente de EE.UU.] Barack Obama”, ha señalado el jefe de la Diplomacia iraní.

 

Por su parte, Lavrov ha destacado, durante su encuentro con su par iraní, que Rusia e Irán están interesados “en que todas las partes que firmaron el PIAC vuelvan a cumplir plenamente sus obligaciones”.

Es más, el titular ruso ha dicho que Moscú espera que Washington vuelva al PIAC sin más dilataciones, lo que, según él, facilitará que Teherán cumpla lo acordado en el convenio nuclear.

“Esperamos que los esfuerzos que se realicen ahora den resultados y permitan mantener vivo el PIAC, y que EE.UU. vuelva a la plena implementación de la resolución correspondiente del Consejo de Seguridad; y esto, a su vez, creará las condiciones necesarias para que la República Islámica de Irán cumpla con todos los requisitos del acuerdo nuclear”, ha acotado Lavrov.

En 2015, tras intensas negociaciones, Irán y el Grupo 5+1 ―entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania― rubricaron el acuerdo nuclear. Este establecía limitaciones al programa nuclear iraní a cambio del levantamiento de las medidas restrictivas que pesaban sobre el país persa.

Sin embargo, en mayo de 2018, EE.UU. se retiró unilateralmente del convenio, a instancias de su entonces presidente, Donald Trump, y le reimpuso a Irán una serie de sanciones ilegales que le han impedido, hasta el momento, a Teherán, mantener relaciones comerciales con otras naciones en unas condiciones normales.

Irán esperó un año, dando una oportunidad a las contrapartes, en concreto a los signatarios europeos, para salvar el pacto con la puesta en marcha de un mecanismo llamado Instrumento de Apoyo a Intercambios Comerciales (Instex, por sus siglas en inglés) para sortear los embargos estadounidenses, que, a pesar de su establecimiento, poco ha servido.  

Ante la pasividad de la parte europea, Irán empezó a reducir gradualmente sus compromisos nucleares en mayo de 2019 en virtud de los Artículos 26 y 36 del PIAC. No obstante, Teherán dejó dicho que sus pasos serían revertidos cuando los demás signatarios volvieran a cumplir sus compromisos.

El entonces candidato demócrata a la Presidencia de EE.UU., Joe Biden, prometió en su campaña electoral que, si ganaba las elecciones, devolvería a su país al convenio multilateral. Desde entonces, las autoridades iraníes han venido recordando que una vuelta de EE.UU. al pacto solo sería factible, siempre y cuando, Washington suspenda todas las medidas punitivas que hubiera impuesto a Teherán.

krd/anz/rba