• David Frost, negociador británico para el Brexit (izq.), y el negociador de la UE para el Brexit, Michel Barnier, Bruselas, 2 de marzo de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 6 de septiembre de 2020 8:01

El Reino Unido dice que no permitirá que la Unión Europea (UE) lo convierta en “un Estado vasallo”, al controlar negocios a través de un acuerdo post-Brexit.

David Frost, negociador británico para la salida del Reino Unido de la UE, conocido popularmente como Brexit, aseguró que nadie debe preocuparse por los resultados del acuerdo comercial post-Brexit, pues, sean cual sean, el Reino Unido seguirá siendo un país “independiente”.

“No seremos un Estado vasallo de la Unión Europea (…) No aceptaremos cláusulas que les den el control sobre nuestra moneda o sobre nuestra forma de organizar las cosas aquí, en el Reino Unido, y eso no debería generar ninguna polémica”, afirmó Frost en una entrevista exclusiva concedida el sábado al diario conservador The Mail on Sunday.

Aunque las negociaciones entre Londres y la UE parecen estar bastante estancadas, van acercándose a su conclusión. La próxima semana tendrá lugar la octava y última sesión de discusiones, y Frost subrayó que su país se niega a “hacer concesiones sobre el principio fundamental de tener el control de sus propias leyes”.

El Gobierno británico, liderado por Boris Johnson, busca un acuerdo con el bloque comunitario, pero “no teme” si eso no ocurre. El Reino Unido, de hecho, está preparado también para tal escenario, de acuerdo con el negociador.

 

“Si logramos un acuerdo que regule el comercio, como el que tenemos con Canadá, perfecto. Si no lo conseguimos, será como con Australia, y estamos totalmente preparados para ello”, enfatizó Frost.

El Reino Unido abandonó formalmente la UE en enero, casi cuatro años después del histórico referéndum que marcó el fin de cerca de 50 años de integración europea. Pero el país sigue estando regido por la normativa europea hasta que termine el año, mientras que ambas partes tratan de definir las condiciones de su futura relación.

Si el 31 de diciembre no se ha alcanzado ningún acuerdo, se aplicarán únicamente las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), con sus altos aranceles y sus rigurosos controles aduaneros, en las relaciones comerciales bilaterales.

Distintos analistas predicen enormes dificultades para el país europeo tras su salida unilateral del bloque comunitario tras 47 años.

ask/ktg/tqi/mjs