• El submarino británico HMS Vanguard (S28), capaz de transportar misiles nucleares Trident.
Publicada: martes, 19 de julio de 2016 4:41
Actualizada: lunes, 30 de enero de 2017 11:36

El Parlamento del Reino Unido aprobó el lunes modernizar la flotilla de submarinos y misiles nucleares Trident de su país.

Con 355 votos a favor y 116 en contra, los parlamentarios británicos dieron luz verde a la renovación del programa nuclear Trident con el fin de mantener la capacidad disuasiva del Reino Unido y la capacidad de defensa de esta nación.

La iniciativa fue respaldada por la gran mayoría del Partido Conservador y por la mitad de los miembros del Parlamento del Partido Laborista (PL), mientras que el líder de los laboristas, Jeremy Corbyn, votó en contra de esta moción.

¿Cuál es esta amenaza al que nos enfrentamos que se podría disuadir con la muerte de 1 millón de personas?”, dijo el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn.

Algunos políticos no votaron ya que consideran la votación como un juego político por parte de la nueva primera ministra, Theresa May, para sembrar más discordia y divisiones dentro del campo laborista.

El programa Trident se anunció en julio de 1980. Desde 1998 ha sido el único sistema de armamento nuclear británico en servicio. Su propósito declarado es proporcionar “disuasión nuclear mínima efectiva como el último medio para impedir la amenaza más extrema”.

 

Se espera que el costo de la renovación del Trident sea entre 200 y 270 mil millones de dólares, lo que constituye cerca del 10 % del producto interno bruto (PIB) del Reino Unido.

Antes de la votación la primera ministra defendió el programa Trident y aseguró que aprobaría un ataque nuclear que mataría a 100.000 hombres, mujeres y niños si lo considerara necesario para hacer frente a una amenaza, afirmación que levantó muchas críticas.

“¿Cuál es esta amenaza al que nos enfrentamos que se podría disuadir con la muerte de 1 millón de personas?”, dijo Corbyn, quien recordó que la disuasión nuclear no pudo parar las atrocidades del régimen de Saddam Husein ni el genocidio en Ruanda.

El líder británico reiteró que “la amenaza de asesinato en masa” no es una buena opción en las relaciones internacionales.

El líder del Partido Laborista británico (PL), Jeremy Corbyn.

 

hgn/rha/nal

Comentarios