• El secretario general del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), Seyed Hasan Nasralá.
Publicada: martes, 28 de julio de 2020 10:32

Un excomandante israelí reconoce la supremacía de Hezbolá en las tensiones entre este movimiento e Israel, y dice que Nasralá ya dicta la agenda a los israelíes.

“Es (el secretario general de Hezbolá, Seyed Hasan) Nasralá, quien dicta la agenda a Israel”, ha dicho este martes Amiram Levin, excomandante de la región militar norte del ejército israelí, en alusión a la nueva escalada de tensiones entre el régimen sionista y el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá).

Los medios israelíes informaron el lunes de los choques entre el ejército de Israel y las fuerzas de la Resistencia libanesa en las fronteras sureñas de El Líbano con los territorios ocupados.

El régimen de Tel Aviv alegó haber frustrado “un intento de infiltración” de Hezbolá y una operación contra el ejército israelí. La Resistencia libanesa, no obstante, desmintió los alegatos de los israelíes, tachándolos de “un intento por inventar falsas victorias”.

Levin ha calificado estas circunstancias de una “vergüenza” para Israel y se ha quejado de la mala gestión de la coalición del régimen ante la escalada.

 

Varios analistas regionales han atribuido el reporte fabricado de Israel sobre su involucración en los choques con Hezbolá a la situación caótica del ejército israelí frente al movimiento.

El politólogo libanés Rafiq Nasralá ha advertido a Israel que esa conducta de los sionistas les costará mucho, pues podría conducir a que tengan que afrontar consecuencias irreparables.

De hecho, la Resistencia libanesa ha manifestado repetidamente al régimen de ocupación israelí que está lista para hacer frente a cualquier agresión contra El Líbano.

Estas alertas, junto al elevado nivel del poderío militar de Hezbolá —que ya han reconocido los funcionarios israelíes— ha desatado un gran miedo entre los israelíes que en los últimos días han puesto en máxima alerta a sus fuerzas y están aumentando su presencia militar en la zona fronteriza con El Líbano.

Efectivamente, Israel teme una venganza de Hezbolá por el asesinato de Ali Kamel Mohsen, un combatiente de este movimiento.

Sin embargo, la Resistencia libanesa ha advertido que su respuesta al asesinato de su combatiente Ali Kamel Mohsen está por venir y que los sionistas deben esperar el castigo por sus crímenes.

tqi/ctl/mjs/msf