• Una pantalla en una calle de Beirut difunde un discurso del líder de Hezbolá, Seyed Hasan Nasralá, por protestas en El Líbano, 25 de octubre de 2019.
  • Una pantalla en una calle de Beirut difunde un discurso del líder de Hezbolá, Seyed Hasan Nasralá, por protestas en El Líbano, 25 de octubre de 2019.
Publicada: viernes, 25 de octubre de 2019 23:17

El líder de Hezbolá denuncia conspiraciones del régimen de Israel para instigar a la violencia en las manifestaciones que sacuden El Líbano.

“Recientemente, los israelíes han llevado a un grupo de residentes libaneses en los territorios ocupados palestinos a la frontera libanesa para mostrar su apoyo a las manifestaciones, ¿y qué significa esto?”, ha cuestionado el secretario general del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), Seyed Hasan Nasralá.

En declaraciones ofrecidas este viernes en un discurso televisado, Nasralá ha subrayado el derecho del pueblo a manifestarse pacíficamente, pero ha alertado que ciertos “actores regionales” están financiando las protestas para llevar al país hacia una nueva “guerra civil”.

“Nos preocupa el estallido de una guerra civil en El Líbano, los testimonios y las pruebas demuestran que El Líbano está actualmente en la mira de algunos actores regionales e internacionales”, ha sostenido.

Este mismo viernes, miles de libaneses han salido, por noveno día consecutivo, a las calles para rechazar la precaria situación económica y la subida de impuestos, esto a pesar de que el Gobierno del premier Saad Hariri anunció el pasado lunes nuevas reformas para aplacar las protestas.

Recientemente, los israelíes han llevado a un grupo de residentes libaneses en los territorios ocupados palestinos a la frontera libanesa para mostrar su apoyo a las manifestaciones, ¿y qué significa esto?”, ha cuestionado el secretario general del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), Seyed Hasan Nasralá.

 

El alto dirigente de Hezbolá, no obstante, ha pedido calma a los libaneses, afirmando que cualquier solución a la crisis debería evitar el “caos” y el “vacío de poder” en El Líbano.

LEER MÁS: Hezbolá denuncia intentos de crear vacío de poder en El Líbano

De acuerdo con Nasralá, el actual movimiento ya “está perdiendo espontaneidad y parece que está siendo manipulado” por algunos partidos y fuerzas políticas del país, pero dirigidos desde el extranjero, por lo que ha pedido contención a sus partidarios.

Las protestas en El Líbano se han intensificado desde el 17 de octubre, a raíz del anuncio de Hariri de la imposición de impuestos al uso de la aplicación de mensajería móvil WhatsApp, iniciativa que finalmente fue retirada.

Ante tal situación, el presidente libanés, Michel Aoun, expresó ayer jueves su disposición a dialogar con los manifestantes, al mismo tiempo que reiteró el compromiso de su gobierno contra la corrupción.

El país, destruido por la guerra civil iniciada en 1975 y que duró hasta 1990, tiene una deuda de alrededor de 86 000 millones de dólares, lo que representa más del 150 % del Producto Interno Bruto (PIB), una de las mayores del mundo, y su deuda soberana hace tiempo cayó por debajo del nivel del bono basura.

LEER MÁS: Lalli: Los libaneses están hartos de un sistema económico ‘caduco’

myd/ctl/mkh