• El presidente de EE.UU., Donald Trump (dcha.), y el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, Argentina, 30 de noviembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 19 de septiembre de 2019 6:18
Actualizada: jueves, 19 de septiembre de 2019 6:51

Un senador demócrata rechaza la posible implicación de EE.UU. en una guerra por el petróleo saudí, tras los recientes ataques a refinerías de la compañía Aramco.

Washington acusa a Irán de estar detrás de los ataques lanzados el sábado con aviones no tripulados (drones) contra las instalaciones petroleras de Aramco y asegura que “está listo” para una potencial respuesta y entrar en una guerra por Riad.

Tim Kaine, senador demócrata por el estado de Virginia (este de Estados Unidos), cuestionó el miércoles la perspectiva sobre una guerra con Irán, por una serie de acusaciones que no convence a nadie excepto a unos cuantos halcones guerreristas.

“No hay absolutamente ninguna razón para que EE.UU. inicie una guerra o se implique en una acción militar para proteger el petróleo saudí (…) Los saudíes deben encargarse de su propia defensa”, indicó el senador estadounidense en un programa de la cadena local CNN.

LEER MÁS: Irán: EEUU acusa a otros para ocultar sus fracasos en Yemen

LEER MÁS: En un show antiraní, EEUU busca llevar ataque a Arabia Saudí al CSNU

EE.UU., de acuerdo con Kaine, tampoco debe involucrarse en “la guerra” que está promoviendo la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, “basándose en “declaraciones fundamentalmente falsas”.   

No hay absolutamente ninguna razón para que EE.UU. inicie una guerra o se implique en una acción militar para proteger el petróleo saudí (…) Los saudíes deben encargarse de su propia defensa”, indicó Tim Kaine, senador demócrata de EE.UU. por el estado de Virginia (este).

 

En alusión a la postura de la Casa Blanca ante Irán, el senador denunció que Washington “está provocando a Irán”. “No tenemos que amar a Irán, pero lo estamos provocando”, adoptando cada vez más medidas restrictivas en su contra.

Los comentarios de Kaine se produjeron en la misma jornada en que, el mandatario estadounidense, argumentando los ataques a instalaciones petroleras saudíes, dijo que aumentaría “considerablemente” las sanciones económicas contra la República Islámica. El anuncio de Washington fue recibido con beneplácito por Riad y el régimen de Tel Aviv.

Irán, a su vez, refuta las acusaciones de EE.UU. al respecto y las atribuye a la política de “máxima mentira” que se ejerce en su contra.

Las fuerzas yemeníes, respaldados por el movimiento popular Ansarolá, se atribuyeron la responsabilidad de las aludidas ofensivas y han prometido seguir atacando los blancos militares y vitales saudíes mientras siga la agresión.

ask/ncl/hnb

Comentarios