• El portaviones estadounidense USS John C. Stennis en el océano Pacífico.
Publicada: sábado, 22 de diciembre de 2018 3:19

Un grupo naval de la Armada de EE.UU., encabezado por el portaviones USS John C. Stennis, se adentró el viernes en aguas del Golfo Pérsico, informó AP.

La agencia estadounidense de noticias The Associated Press (AP), en un informe publicado la misma jornada, reportó el ingreso de un grupo de buques de la Marina de Guerra de EE.UU., liderado por el portaviones nuclear USS John C. Stennis, al Golfo Pérsico.

Se trata de la primera operación de este tipo por parte de la Armada estadounidense en la citada área, en los últimos ocho meses, es decir, desde la salida unilateral, en mayo pasado, de Washington del acuerdo nuclear de 2015 firmado entre Irán y el Grupo 5+1 (entonces integrado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania).

Este es el período más largo que Washington ha pasado sin un portaviones en el Golfo Pérsico en las últimas dos décadas, si bien la República Islámica de Irán ha condenado en un sinfín de ocasiones la presencia militar de EE.UU. en sus aguas territoriales, que no tiene justificación legal e internacional alguna.

La teniente Chloe Morgan, portavoz de la Quinta Flota de EE.UU., con sede en Baréin, señaló que esas ausencias del portaviones en la región podrían convertirse en una práctica habitual. “Estamos tratando de ser más impredecibles desde el punto de vista operacional”, dijo la vocera, según recoge AP.

De acuerdo con lo afirmado por el medio estadounidense, los buques del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) observaron al portaviones y su grupo de ataque, y pusieron en vuelo un dron (aeronave no tripulada) para monitorear actividades de la flota estadounidense. Teherán no se ha pronunciado hasta el momento acerca de estas actividades.

 

El diario estadounidense The Wall Street Journal, citando anónimamente a funcionarios militares, adelantó la semana pasada que el Departamento estadounidense de Defensa (el Pentágono) tenía planeado enviar a un grupo naval al Golfo Pérsico y consideró la medida una “demostración de fuerza ante Irán”.

La República Islámica ya ha dicho que las fuerzas iraníes vigilan de cerca todos los movimientos de los buques de guerra regionales y ajenos a la zona que se aproximan al Golfo Pérsico, donde, conforme a las autoridades persas, reina la seguridad gracias al proceder de Irán.

Las Fuerzas Terrestres del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica llevarán a cabo, a partir de este sábado, unos ejercicios militares a gran escala, denominados Gran Profeta 12, en el Golfo Pérsico, en los que participarán unidades de reacción rápida, fuerzas especiales y comandos de las Fuerzas Terrestres del CGRI, así como drones de combate y de reconocimiento, sistemas de radar, misiles de alcance medio de alta precisión, unidades de artillería y la embarcación lanzatorpedos de fabricación nacional Zolfaqar.

“Nuestros esfuerzos por mejorar nuestra capacidad de defensa no constituyen amenaza alguna para otros países, sino que están encaminados a restaurar la paz en la región (del oeste de Asia), ya que cuanto más poderosos seamos, menos podrá el enemigo agredirnos”, recalcó el general de brigada Mohamad Pakpur, comandante de las Fuerzas Terrestres del CGRI.

mnz/anz/mtk/mjs

Comentarios