• General de división Hosein Salami, nuevo comandante en jefe del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), habla en una ceremonia.
Publicada: lunes, 22 de abril de 2019 9:16

El general Hosein Salami sucede al general de división Mohamad Ali Yafari al mando de la Comandancia del Cuerpo de Guardianes de Irán, por orden del líder iraní.

Salami, que fungía hasta el momento como comandante adjunto del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), se convierte en su comandante en jefe por medio de una orden emitida el domingo por el Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei.

Tras integrarse en el CGRI en 1980, Salami comandó importantes operaciones militares en los ocho años de la guerra impuesta por Irak a Irán (1980-1988).

A continuación abordaremos las cruciales y determinantes posiciones revolucionarias del ya comandante en jefe del CGRI sobre asuntos nacionales, regionales e internacionales:

Autosuficiencia estratégica de Irán en el sector defensivo

El Comandante iraní insiste en la autosuficiencia estratégica de Irán en el sector defensivo para repeler cualquier ataque, provenga de donde provenga.

Asegura que Irán ha conseguido hacerse con todo tipo de tecnología, incluida la tecnología nuclear y el enriquecimiento de uranio, sin la ayuda de las potencias mundiales y todo ello sometido a diferentes tipos de sanciones y agresiones.

 

El crecimiento del poder defensivo de Irán es imparable

Salami hace hincapié en la alta capacidad defensiva de Irán y asegura que el país está preparado para “neutralizar todas las medidas militares de los enemigos de la República Islámica”.

Insiste en que el aumento del poder militar un fenómeno “constante e imparable” y la experiencia de años evidencia que las presiones económicas de EE.UU. solo han hecho más fuertes a los iraníes.

Siria, una ciénaga para el Occidente

El militar del alto rango iraní advirtió en su momento que el ataque militar a Siria se convertiría en una verdadera ciénaga para el Occidente, encabezado por EE.UU., en la región de Oriente Medio, algo similar a lo ocurrido en Afganistán e Irak, y aún más grave que en esos países, donde las fuerzas de los agresores sufrieron erosión y pérdida de poder.

Los avatares que sucedieron al ataque a Siria dieron la razón al general iraní, pues han pasado los años y Estados Unidos no ha conseguido materializar sus objetivos en Siria por medio de la agresión y de las sanciones contra el Eje de la Resistencia.

Al contrario, varios países de la región insisten en que la derrota de los grupos terroristas en Siria e Irak (atribuible a las fuerzas de estos países y al apoyo de Irán y Rusia, no a EE.UU.) y la decisión de Washington de replegar a sus tropas “terroristas” (así calificadas en reciprocidad por Irán) del territorio sirio son un claro ejemplo del fracaso de los siniestros planes de Estados Unidos ante el Eje de la Resistencia, pues este esta sí lucha contra el terrorismo en la región.

msm/alg/nii/

Comentarios