• El representante permanente de Cuba en Ginebra y otros organismos internacionales, Pedro Luis Pedroso.
Publicada: jueves, 13 de septiembre de 2018 17:25

La ALBA criticó el miércoles la instrumentalización de los derechos humanos para debilitar la democracia en Venezuela y Nicaragua.

Durante el 39.º periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos, el representante permanente de Cuba en Ginebra y otros organismos internacionales, Pedro Luis Pedroso, condenó las campañas e intentos para utilizar el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDHNU), con el objetivo de debilitar a los Gobiernos venezolano y nicaragüense.

“Quienes promueven estas campañas utilizan, de manera selectiva y políticamente motivada, el tema de los derechos humanos, con el espurio propósito de crear las condiciones para desestabilizar a los legítimos Gobiernos de Venezuela y Nicaragua”, manifestó Pedroso en nombre de 11 países del ente.

El alto cargo cubano agregó que tales campañas han sido diseñadas con el propósito de intervenir en los asuntos internos de todos los países libres, soberanos e independientes del mundo.

Quienes promueven estas campañas utilizan, de manera selectiva y políticamente motivada, el tema de los derechos humanos, con el espurio propósito de crear las condiciones para desestabilizar a los legítimos gobiernos de Venezuela y Nicaragua”, manifestó el representante permanente de Cuba en Ginebra y otros organismos internacionales, Pedro Luis Pedroso, durante el 39 periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos.

 

“El ALBA (la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) apoya la edificación de un nuevo orden internacional, justo e inclusivo, multipolar y sustentado en el respeto a la Carta de las Naciones Unidas y los principios del Derecho Internacional, en contraposición a las tendencias hegemónicas y unilateralistas que hoy prevalecen”, indicó el representante cubano.

Además, se hizo eco de los llamados internacionales para se levanten las sanciones y los bloqueos económicos, comerciales y financieros impuestos por Estados Unidos a Cuba.

Tras llegar al poder en 2017, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha aumentado de manera significativa sus retóricas agresivas contra Venezuela, Nicaragua y Cuba por sus políticas antimperialistas, elevando las tensiones a niveles sin precedentes en los últimos años.

En un intento para impedir que se creen firmes relaciones entre Venezuela y Nicaragua, EE.UU., junto con la oposición venezolana, ha prometido continuar ejerciendo presión sobre el Gobierno de Caracas hasta que, según ha dicho, se restauren algunas instituciones democráticas.

fmd/ctl/tmv/hnb

Comentarios