• El ministro de Gobierno boliviano, Eduardo del Castillo en una rueda de prensa.
Publicada: lunes, 19 de julio de 2021 18:02

El ministro de Gobierno boliviano, Carlos Eduardo del Castillo, acusa a EE.UU. de haber urdido una “hoja de ruta” para ejecutar el golpe de 2019 contra Evo Morales.

En una rueda de prensa celebrada este lunes, Del Castillo ha señalado a la Administración del expresidente de EE.UU. Donald Trump de haber orquestado un complot a toda regla para materializar el golpe de Estado contra el entonces mandatario boliviano.

El titular de la referida Cartera gubernamental ha recordado a los medios que el 24 de julio de 2019 el entonces subsecretario adjunto del departamento de Estado de EE.UU. para Asuntos del Hemisferio Occidental, Kevin O’Reilly, llegó a Bolivia y se reunió con personeros de las embajadas de Perú, Argentina, Brasil, la Organización de Estados Americanos (OEA) y de la Unión Europea (UE).

“O’Reilly empezó a insinuar la posibilidad de un fraude en Bolivia sin pruebas; estamos hablando de julio de 2019, es decir mucho antes ya se estaría adelantando a los hechos y marcando la hoja de ruta en Bolivia respecto a las elecciones que sucederían en octubre de 2019”, ha sostenido el alto funcionario al respecto.  

Tras subrayar en el importante papel desempeñado por el entonces Gobierno de EE.UU. para deponer al legitimo dirigente del país andino, ha precisado que existía un “plan continental para reprimir al pueblo boliviano”, no solo para pedir apoyo en cuanto al material de antidisturbios a Argentina y Ecuador, sino que este plan ya venía organizado desde el viaje de O’Reilly a Bolivia.

 

Tras el triunfo del que fuera presidente de Bolivia Evo Morales en las elecciones presidenciales de 2019, la oposición no aceptó el resultado e inició una serie de protestas, con el apoyo de los altos mandos policiales y militares, por lo que el mandatario tuvo que renunciar para evitar el derramamiento de sangre en las calles.

Desde el primer momento en el que se produjo este quiebro en el hilo Constitucional del país sudamericano, Morales estuvo insistiendo en retiradas ocasiones que lo que sucedió en 2019 era un “golpe de Estado” en su contra orquestado por la oposición y respaldada a su vez por la OEA y Estados Unidos.

Una serie de investigaciones prueban la implicación de los gobiernos de la derecha de la región de América Latina, pasando desde los expresidentes argentino y ecuatoriano Mauricio Macri y Lenín Moreno, respectivamente, hasta los actuales dirigentes Jair Bolsonaro, de Brasil, e Iván Duque, de Colombia, junto a la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) del país norteamericano.

mmo/krd/rba