• El príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman Al Saud.
Publicada: martes, 10 de marzo de 2020 18:41
Actualizada: martes, 10 de marzo de 2020 19:34

Dos de los miembros de la realeza saudí que han sido arrestados pretendían presuntamente impedir el acceso al trono del príncipe heredero, según The Guardian.

Las detenciones de estos dos miembros destacados de la familia real saudí se produjeron después de que se conocieran unas supuestas conversaciones en las que ambos hablan del uso de un cuerpo procesal, dirigido por uno de ellos, para bloquear el acceso al trono del príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman Al Saud, si el actual rey, Salman bin Abdulaziz Al Saud, muriera o quedase incapacitado.

Tres fuentes han confirmado este martes al diario británico The Guardian que los arrestos del prominente príncipe Ahmad bin Abdulaziz, único hermano vivo del monarca saudí, así como de Muhamad bin Nayef, sobrino del soberano y anteriormente príncipe heredero del reino árabe, fueron ordenados el viernes luego de que se conocieran los detalles de tales pláticas.

La detención de los dos hombres fue monitoreada por Bin Salman, a quien se acusa de tratar de dejarles de lado a través del Consejo de Lealtad, un organismo establecido en 2007 para garantizar una transición suave del poder en caso de que el rey o el príncipe heredero fallezcan.

Se cree que el príncipe Ahmad forma parte de un grupo de disidentes que critican al príncipe heredero; además, al parecer, tanto él como Bin Nayef enfrentan cargos de traición, aunque el lunes se sugirió desde Riad que tales acusaciones podrían obviarse.

 

Dos de las fuentes de The Guardian han indicado que los miembros de la realeza han sido acusados de intentar designar al príncipe Ahmad como presidente del Consejo de Lealtad, un puesto que actualmente está vacante. Tal paso podría proporcionarle la influencia necesaria para interferir en las discusiones tribales, familiares y clericales que conducirían a la nominación de nuevos líderes saudíes.

Por otra parte, los príncipes Abdulaziz bin Saud y Saud al-Nayef, que fueron detenidos el viernes durante la redada de arrestos que tuvo lugar, fueron puestos en libertad el domingo tras haber sido interrogados; no obstante, todavía un número desconocido de miembros de la realeza siguen detenidos.

De acuerdo con las especulaciones que circulan, las nuevas detenciones ayudan a consolidar aún más el poder del príncipe heredero, pues está eliminando así a cualquiera que le pudiera hacer sombra de cara a hacerse con el trono saudí.

Bin Salman, de 33 años, que se ha vuelto un hombre poderoso tras ser nombrado príncipe heredero por su padre pese a las severas críticas de otros príncipes al respecto, ha eliminado sin piedad a todos sus rivales, de todos los estratos sociales, a fin de convertirse en el próximo soberano. 

tmv/anz/rtk/rba

Comentarios