• El presidente de Afganistán, Ashraf Qani, durante una entrevista concedida a la cadena CNN, 8 de enero de 2021.
Publicada: sábado, 9 de enero de 2021 11:12

El presidente de Afganistán, Ashraf Qani, urge la necesidad de que el Gobierno afgano entable unas relaciones cordiales y duraderas con Irán.

Considero imprescindible que el Ejecutivo afgano [presidido por Abdullah Abdullah] ponga en marcha un mecanismo que vaya dirigido en dirección de entablar unas relaciones a corto, mediano y largo plazo con la República islámica de Irán”, así se manifestó Qani durante una entrevista concedida el viernes a la cadena televisiva estadounidense CNN.

Refiriéndose al impacto de las sanciones estadounidenses, impuestas contra Irán por la ya saliente Administración de Donald Trump, en las relaciones de Kabul con Teherán, el dirigente afgano dijo que los vínculos entre ambas naciones deben basarse en sus intereses mutuos a fin de salvaguardar el bienestar de sus respectivos pueblos.

Tras recalcar que dos millones de sus compatriotas viven en la actualidad dentro de las fronteras persas, Qani expresó su deseo de que la posible “reanudación de las conversaciones entre EE.UU. e Irán tenga consecuencias positivas para Afganistán”, en alusión a los diálogos entorno al programa nuclear iraní que el presidente electo de EE.UU., Joe Biden, podría retomar en cuanto ocupe la Casa Blanca el próximo 20 de enero.  

 

En 2015, tras intensas negociaciones, Irán y el Grupo 5+1 (entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania) suscribieron el acuerdo nuclear, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés). Este establecía limitaciones al programa nuclear iraní, a cambio del levantamiento de las medidas restrictivas que pesaban sobre el país persa.

No obstante, desde mayo de 2018, cuando EE.UU., bajo Trump, se retiró unilateralmente del pacto y le reimpuso a Irán una serie de draconianas sanciones ilegales, una medida que impidió a que otras naciones del mundo pudieran realizar sus intercambios comerciales con el país persa en condiciones normales.  

Desde entonces, Teherán ha venido denunciando esta práctica de carácter ilegal de EE.UU. ante los diversos foros internacionales, y más en un momento en el que el pueblo persa debe afrontar los estragos de la pandemia del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

krd/ktg/mjs