• Portavoz del movimiento popular yemení Ansarolá, Mohamad Abdelsalam, durante una rueda de prensa. 20 de septiembre de 2015.
Publicada: jueves, 8 de octubre de 2015 12:39

El movimiento popular yemení Ansarolá anunció su apoyo condicional a un plan de paz mediado por la ONU presentado anteriormente durante las conversaciones en Omán.

El portavoz de Ansarolá, Mohamad Abdelsalam, afirmó el miércoles que el movimiento yemení estaría de acuerdo con el plan de paz de siete puntos que exige el cumplimiento de la Resolución 2216 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), si las partes en el conflicto se comprometiesen con la iniciativa.

La resolución, aprobada en el mes de abril, pide la retirada de los combatientes de Ansarolá de las zonas bajo su control y también la dejación de las armas.

De igual manera, Abdelsalam demandó al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, y al CSNU respaldar el proceso de paz de Yemen.

En este contexto, el periodista independiente jordano Siraj Davis, en una entrevista concedida este jueves a la cadena iraní PressTV, ha elogiado el plan de paz que había propuesto la ONU, ya que prevé un proceso político mediante el cual se les da a los miembros de Ansarolá un papel en la toma de decisiones en el país.

El también activista de los derechos humanos ha puesto hincapié en que el hecho de que Riad y sus aliados yemeníes consensuaron que Ansarolá tome parte en la vida política a través de "su conversión en un partido político", es algo extremadamente importante.

Sin embargo, ha agregado que los funcionarios del dimitido gobierno yemení, quienes han establecido condiciones previas para las conversaciones de paz, no son sinceros en sus afirmaciones acerca de llegar a un acuerdo de paz.

Yemeníes en los escombros de un monumento histórico en Saná (capital), destruido en las incursiones de Arabia Saudí y sus aliados, 19 de septiembre de 2015.

 

Los diálogos de paz, pospuestos en mayo pasado, ya habían obtenido el visto bueno de Ansarolá y del expresidente yemení, Ali Abdolá Saleh, empero habían determinado claramente la negativa a la mediación saudí.

En este sentido, el expresidente prófugo yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi, un cercano aliado de Riad, anunció en la misma jornada del miércoles su disposición a participar en una nueva ronda de diálogos.

El 26 de marzo, Arabia Saudí emprendió una campaña militar contra Yemen, sin el aval de la ONU, pero con luz verde de EE.UU., en un intento por restaurar en el poder a Mansur Hadi.

Según las últimas cifras anunciadas por la Coalición Civil de Yemen, al menos 6090 yemeníes —entre ellos 1698 niños y 1038 mujeres—, han perecido como consecuencia de la agresión saudí.

ftn/ctl/mrk

Comentarios