• El movimiento popular yemení Ansarolá estrena un nuevo dron de asalto, de fabricación propia.
Publicada: domingo, 13 de enero de 2019 11:28
Actualizada: domingo, 13 de enero de 2019 19:34

Portavoz del Ejército de Yemen subraya el avance del país árabe en tecnología armamentística y denomina el 2019, el ‘año de los drones yemeníes’.

En declaraciones formuladas en una rueda de prensa, el vocero militar Yahya Sari aseguró el viernes que el Ejército y el movimiento popular yemení Ansarolá disponen de un gran arsenal de aviones no tripulados (drones) del modelo Qasef K-2, de producción propia, además de misiles balísticos de corto alcance, que pronto estrenarán.

El alto oficial se refirió, además, a la situación en la ciudad portuaria de Al-Hudayda (oeste) y denunció que Arabia Saudí y sus aliados violaron, en los últimos dos días, en 89 ocasiones, el alto el fuego alcanzado en Suecia con la mediación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La Fuerza Aérea yemení y los comités populares del país responderán a las violaciones saudíes utilizando sus drones y cohetes, agregó, aludiendo a un ataque lanzado con un Qasef K-2 contra objetivos militares enemigos en el sur de la nación árabe.

Al menos seis milicianos afines al expresidente fugitivo yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi, murieron y decenas resultaron heridos, entre ellos varios altos mandos, en un ataque con drones de Ansarolá contra un desfile militar en la base aérea de Al-Anad, en el suroeste de la provincia de Lahach.

El general Sari explicó que el aparato empleado en el ataque es del tipo Qasef K-2, diseñado para explotar a unos 20 metros de altitud sobre su blanco y lanzar fragmentos de metralla. La aeronave “tiene capacidad para trasportar una gran cantidad de material explosivo”, remarcó.

Entretanto, el canal de televisión yemení por satélite Al Masirah informó el sábado de un ataque similar contra un campamento de entrenamiento militar saudí en la región de Asir, en el suroeste del reino árabe.

Ansarolá ha denunciado una y otra vez que Arabia Saudí, respaldada por EE.UU. y el régimen israelí, sigue bombardeando zonas residenciales de Yemen, especialmente en la estratégica provincia de Al-Hudayda, para evitar la implementación del acuerdo de cese de hostilidades pactado en diciembre en Estocolmo (Suecia).

En un informe publicado el pasado 11 de diciembre por el proyecto Datos sobre Localización y Acontecimientos de Conflictos Armados (Acled, por sus siglas en inglés) se estima en más de 60 000 la cifra de civiles muertos en la agresión iniciada en marzo de 2015 por Arabia Saudí y sus aliados contra el país más pobre del mundo árabe.

mjs/anz/fmk/hnb

Comentarios