• Manifestaron en la capital de Yemen, Saná, en apoyo a la resistencia de Ansarolá frente a las fuerzas pro saudíes en Al-Hudeyda, 25 de junio de 2018.
Publicada: jueves, 28 de junio de 2018 9:59
Actualizada: jueves, 28 de junio de 2018 17:23

El movimiento yemení Ansarolá llama a una movilización masiva de sus tropas hacia la ciudad de Al-Hudayda, para encarar una ofensiva de las fuerzas pro-saudíes.

Los primeros en responder al llamado de movilización del movimiento popular Ansarolá han sido las fuerzas tribales de la provincia de Dhamar.

Se espera que los combatientes tribales de Dhamar se dirijan en las próximas 48 horas hacia la costa occidental, donde se encuentra la estratégica provincia de Al-Hudayda. Allí se unirán a las otras fuerzas populares para lanzar una contraofensiva y recuperar el terreno que han ocupado las milicias apoyadas por Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU).

Arabia Saudí hace caso omiso de las advertencias de la comunidad internacional sobre las catastróficas consecuencias que podría causar la ofensiva contra el puerto de Al-Hudayda, lugar clave para los yemeníes que precisan de ayuda humanitaria.

 

En los últimos seis días, las fuerzas yemeníes han infligido grandes pérdidas materiales a los mercenarios de Arabia Saudí, que iniciaron hace dos semanas operaciones bélicas en la provincia de Al-Hudayda.

Un reciente reporte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) asegura que Arabia Saudí y los países que la apoyan en la agresión contra Yemen, además de las fuerzas leales al expresidente fugitivo yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi, son culpables de la muerte de al menos 430 niños yemeníes durante el año pasado.

Ansarolá indicó que estaba dispuesta a delegar la gestión del puerto de Al-Hudayda a la ONU; sin embargo, Mansur Hadi, que se reunió el miércoles con un enviado especial de las Naciones Unidas —pretendía encontrar una solución para evitar un asalto total a la principal ciudad portuaria del país—, quiere controlar el lugar a toda costa.

snr/ncl/mkh