• El opositor venezolano Juan Guaidó hace un gesto desde el costado de un camión en la frontera de Colombia, 23 de febrero de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 23 de febrero de 2020 19:17

Nicolás Maduro destaca la unión cívico-militar en defensa de Venezuela a un año del fallido intento de agresión de Guaidó a través de la frontera con Colombia.

“Hace un año cuando el imperio y sus lacayos pretendieron atentar contra la Patria, las y los venezolanos unidos a la FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana), defendimos con valentía y dignidad este suelo sagrado con la misma fuerza y heroicidad que la de nuestros libertadores. ¡Viva el valiente pueblo venezolano!”, ha escrito este domingo el presidente de Venezuela en su cuenta de Twitter.

El 23 de febrero de 2019, la oposición, liderada por Juan Guaidó, intentó entrar un cargamento de una presunta ayuda humanitaria donada por EE.UU. y sus aliados a través de la frontera con Colombia, sin contar con el permiso de Caracas para ello. Esta intentona fue calificada por el Gobierno venezolano de una tentativa de invasión.

En otro tuit, el jefe de Estado venezolano ha catalogado estos acontecimientos de hace un año de “las pretensiones imperiales” lideradas por la Administración de EE.UU. y el Gobierno colombiano de “vulnerar la soberanía” de Venezuela, que fueron derrotadas con una “unión Cívico–Militar y movilización permanente” del pueblo venezolano en la frontera.

Por su parte, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, también ha recurrido a su cuenta de Twitter para enaltecer “la dignidad y coraje” del pueblo venezolano, que, junto a las Fuerzas Armadas, repelió “el intento de invasión y agresión de los Gobiernos de EE.UU., Colombia y otros, disfrazado de preocupación humanitaria”.

A un mes de la autoproclamación del diputado Guaidó como “presidente interino” de Venezuela, con el respaldo inmediato de EE.UU., el líder opositor recibió la ayuda de la banda criminal ‘Los Rastrojos’ a fin de cruzar hacia Colombia pese a que la Justicia venezolana había prohibido su salida y reunir fondos para introducir una supuesta ayuda humanitaria al territorio venezolano, aunque, en realidad, pretendía fomentar la violencia e impulsar un golpe de Estado.

En la frontera binacional se registraron acciones desestabilizadoras por parte de los grupos de choque asociados al cabecilla opositor y, como consecuencia de ello, algunos de los camiones procedentes de Colombia fueron quemados. Los vehículos contenían material de guerra, el cual tenía como cometido suscitar un motín entre los militares y una revuelta dentro del pueblo contra el Ejecutivo de Maduro.

Varios cientos de personas, civiles y militares resultaron heridos del lado de Venezuela, producto de los incidentes reportados en los puentes internacionales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander, así como en la localidad de Ureña.

Un día antes de esos sucesos, Maduro había ordenado el cierre terrestre de las fronteras con Colombia y Brasil, y había considerado la ayuda humanitaria “un show para justificar una intervención en el país”.

tmv/anz/hnb