• La sede del Ministerio de Exteriores de Turquía en Ankara, la capital.
Publicada: martes, 11 de junio de 2019 13:23
Actualizada: miércoles, 12 de junio de 2019 1:40

La Cancillería turca denuncia que la nueva medida de EE.UU. contra Turquía por compra de los S-400 rusos supone un golpe contra la política exterior de Ankara.

A través de un comunicado emitido este martes, el Ministerio turco de Exteriores ha reaccionado a una resolución aprobada el lunes por la Cámara de Representantes de Estados Unidos que llama a la Casa Blanca a imponer sanciones a Ankara si adquiere los sistemas antimisiles rusos S-400.

“La resolución adoptada por la Cámara de Representantes (de EE.UU.) el 10 de junio no es acorde ni con la alianza ni con las arraigadas relaciones de amistad de Turquía y los Estados Unidos”, reza el texto, que también considera la medida “un golpe a la confianza” entre ambas partes.

Leer más: EEUU da a Turquía un ultimátum para renunciar a S-400 rusos

Según la nota, dichos ataques son “inaceptables” e “injustos”, además de que carecen de toda lógica y tienen por blanco la política exterior de Ankara. Asimismo, pone énfasis en que para resolver las discrepancias entre aliados resulta imprescindible celebrar diálogos y respetar las decisiones soberanas de los Estados.

La resolución adoptada por la Cámara de Representantes (de EE.UU.) el 10 de junio no es acorde ni con la alianza ni con las arraigadas relaciones de amistad de Turquía y los Estados Unidos”, dice la Cancillería turca sobre la resolución que llama a la Casa Blanca a imponer sanciones a Ankara si obtiene los sistemas antimisiles rusos S-400.

 

“Son inadmisibles las declaraciones sobre la disposición de imponer sanciones y crear obstáculos a las relaciones bilaterales”, añade el comunicado de la Cartera turca.

El Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) anunció el viernes que, si Ankara decidía seguir adelante con su compra de los S-400 a Rusia, Washington, en represalia, adoptaría medidas para reducir la participación de Turquía en el programa de los cazas F-35.

En este mismo contexto, Mike Andrews, portavoz del Pentágono, anunció el lunes que Washington ha decidido cesar los entrenamientos de los pilotos turcos para el manejo de los cazas furtivos de quinta generación Lockheed Martin F-35 Lightning II que se realizaban en el aeródromo Luke de la Fuerza Aérea de EE.UU.

Ankara rechaza, a su vez, las presiones y amenazas de EE.UU., y asegura que no dará un paso atrás en la compra de los S-400 rusos por las intimidaciones de Washington. El Gobierno turco incluso expresa su voluntad de colaborar con Moscú en la producción de los sistemas S-500, considerados por los expertos un gran desafío para los cazas F-35 estadounidenses.

ftn/anz/mtk/alg

Comentarios