• Un sistema de misil S-400 de Rusia, en Moscú, capital, 22 de agosto de 2017.
Publicada: lunes, 25 de marzo de 2019 9:15
Actualizada: lunes, 25 de marzo de 2019 16:55

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, descarta que Ankara renuncie a comprar a Rusia sistemas de misiles S-400, pese a la oposición de EE.UU.

“No habrá pasos hacia atrás sobre el tema de los S-400. En cuanto a los (sistemas de misiles) Patriot, si EE.UU. nos ofrece condiciones aceptables, estamos abiertos para ellos también”, ha declarado hoy lunes Erdogan a la cadena turca de noticias TGRT.

El mandatario, que señaló a principios de este mes, que los misiles S-400 comprados por Ankara no tienen relación con la seguridad de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN), con Estados Unidos ni con el acuerdo de compra de cazas F-35, ha añadido también que las razones de Turquía para comprar estos sistemas “son obvias”.

Erdogan hace estas declaraciones después de que el Departamento de Defensa estadounidense (Pentágono) advirtiera este mismo mes de marzo de “graves consecuencias” para Turquía si sigue adelante con la compra a Rusia del sistema de misiles S-400.

El presidente turco ha manifestado hoy su esperanza de “resolver” los problemas en las relaciones con Estados Unidos, pero ha rechazado los argumentos de Washington sobre los S-400 señalando que Ankara solo pretende con ellos reforzar su defensa aérea.

No habrá pasos hacia atrás sobre el tema de los S-400. En cuanto a los (sistemas de misiles) Patriot, si EE.UU. nos ofrece condiciones aceptables, estamos abiertos para ellos también”, ha declarado el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan a la cadena turca de noticias TGRT.

 

El jefe del Estado turco, que ha rechazado en reiteradas ocasiones las presiones estadounidenses, ha manifestado que el asunto de la compra de los S-400 “se terminó, está fuera de cuestión dar marcha atrás”.

Estados Unidos ha instado múltiples veces a Turquía a abandonar la compra del sistema ruso, señalando que es incompatible con el equipo utilizado por los miembros de la OTAN, de la cual ambos países son miembros.

La Administración estadounidense ha ido hasta amenazar repetidamente a Turquía con imponerle sanciones y detener la entrega de cazas F-35 o el sistema de misiles Patriot, en aplicación de la Ley para Contrarrestar a los Adversarios a través de Sanciones (Caatsa, por su acrónimo del inglés) por la compra de Ankara.

nlr/mla/mkh

Comentarios