• Un pozo petrolero en un campo agrícola en la ciudad de Al-Qahtaniya, en Al-Hasaka, en el noreste de Siria, 10 de junio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 21 de octubre de 2019 3:11
Actualizada: lunes, 21 de octubre de 2019 3:33

Siria anuncia comienzo de los trabajos de recuperación de campos de petróleo y gas en Al-Raqa, así como en el triángulo entre las provincias de Al-Raqa, Hama y Homs.

El jefe de la gerencia de campo de Al-Thawurah (en Al-Raqa), Ali Ibrahim, informó el sábado que “todos los pozos petroleros y toda la infraestructura en las instalaciones de los campos, fueron completamente arrasados, mientras que las tuberías fueron parcialmente destruidas”.

“La restauración de los campos requerirá mucho trabajo y la participación de grandes empresas”, agregó el funcionario.

Asimismo, Ibrahim enfatizó que la destrucción de las instalaciones fue causada por los masivos e indiscriminados ataques aéreos de Estados Unidos y sus aliados.

En los últimos días, el Ejército sirio ha empezado el envío de refuerzos tanto a Al-Raqa como a otras ciudades norteñas del país, como Kobani y Manbij, para impedir que el Ejército de Turquía y sus aliados rebeldes progresen dentro del marco de la ofensiva lanzada por Ankara, pese al rechazo del Gobierno de Damasco.

En este contexto, la agencia siria oficial de noticias SANA informó el domingo que varios vehículos militares y soldados de las unidades del Ejército sirio se movilizaron en varias direcciones en el campo de Al-Raqa y Al-Hasaka (noreste) con el fin de fortalecer su posición frente a las fuerzas turcas.

LEER MÁS: Al-Asad promete responder a Turquía con “todos los medios legítimos”

Todos los pozos petroleros y toda la infraestructura en las instalaciones de los campos, fueron completamente arrasadas, mientras que las tuberías fueron parcialmente destruidas”, dijo el jefe de la gerencia de campo de Al-Thawurah, Ali Ibrahim.

 

Turquía comenzó el 9 de octubre una ofensiva en el norte de Siria para, supuestamente, alejar a las milicias kurdas de su frontera y establecer en el noreste sirio una “zona segura”, que supone un área de más de 444 kilómetros a lo largo de la frontera con Siria.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, amenazó con “aplastar las cabezas” de las milicias kurdas si no abandonan el norte de Siria durante la tregua de 120 horas, acordada entre EE.UU. y Turquía.

Abandonadas a su suerte por EE.UU., su antiguo aliado, las milicias kurdas han juntado fuerzas con el Ejército sirio, que ha aceptado la petición de los kurdos de que las apoye para hacer frente a la ofensiva turca.

mrz/rha/rba

Comentarios