• Una vista general muestra los trabajos de renovación en la mezquita de Grand Umayyad en la ciudad siria de Alepo, 14 de agosto de 2018 (Foto: AFP).
Publicada: jueves, 16 de agosto de 2018 18:39
Actualizada: jueves, 16 de agosto de 2018 20:39

Ankara quiere un papel en la reconstrucción de Siria, pese a que el presidente Bashar al-Asad rechaza la colaboración de patrocinadores del terrorismo.

La proximidad geográfica a Siria, la superioridad logística y la avanzada capacidad de su sector de la construcción alienta a Turquía a obtener una parte sustancial del proceso de reconstrucción del vecino país árabe, publicó ayer miércoles Al Monitor.

El portal estadounidense cita a un tecnócrata extranjero estrechamente involucrado en el proceso, que dice que el presidente sirio considera la reconstrucción un asunto “extremadamente delicado”, en el que no pueden tener participación alguna quienes apoyaron a los terroristas que han devastado el país.

“En los máximos niveles, los contactos son secretos. Al-Asad insiste en que quienes participaron en la destrucción de Siria no pueden desempeñar un papel en su reconstrucción, y prefiere a las empresas rusas, iraníes y chinas”, explica el tecnócrata.

En los máximos niveles, los contactos son secretos. (El presidente sirio, Bashar) Al-Asad insiste en que quienes participaron en la destrucción de Siria no pueden desempeñar un papel en su reconstrucción, y prefiere a las empresas rusas, iraníes y chinas”, dice un tecnócrata extranjero estrechamente involucrado en el proceso de reconstrucción del país árabe.

 

La fuente de Al Monitor señala que Pekín puede ser una alternativa importante a Ankara, pero que los chinos son reacios a comprometerse con grandes inversiones antes de que en Siria se llegue a un acuerdo político.

Al-Asad ha considerado la reconstrucción de Siria como una de las principales metas de su Gobierno y ha prometido continuar la lucha contra el terrorismo hasta recuperar el control de todo el territorio nacional.

Turquía lanzó el pasado 20 de enero su operación Rama de Olivo contra las milicias kurdas de Afrin, incluidas las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo), consideradas terroristas por Ankara.

Damasco ve en la ofensiva una violación flagrante de su soberanía y ha acusado a Turquía en reiteradas ocasiones de brindar asistencia a los grupos extremista que operan en el país árabe para derrocar al Gobierno de Al-Asad.

ftn/mla/aaf/alg

Comentarios