• Un camionero de Tanzania reacciona cuando se le hace la prueba del coronavirus en el lado de Kenia del cruce fronterizo de Namanga con Tanzania, 1 de junio de 2020 (Foto: AP)
Publicada: sábado, 27 de marzo de 2021 17:33

Científicos encuentran la variante más mutada hasta ahora del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19, en viajeros de Tanzania, lo que ha encendido las alarmas.

Krisp, un instituto científico que realiza pruebas genéticas para 10 países africanos, presentó recientemente un informe a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y organismos regionales que muestra que la cepa tiene 10 mutaciones más que en cualquier otra versión.

Es potencialmente de interés”, dijo el viernes Tulio de Oliveira, director de Krisp, en una entrevista.

El nuevo descubrimiento ha provocado una gran preocupación entre los científicos, quienes han solicitado un mayor monitoreo en Tanzania, un país que ha ignorado en gran medida la pandemia.

Krisp, que descubrió una nueva cepa en Sudáfrica el año pasado que impulsó un resurgimiento de contagios en el país, halló la nueva variante en viajeros que llegaron a Angola desde Tanzania.

Las variantes del coronavirus han causado preocupación en todo el mundo, ya que, por ejemplo, la primera identificada en Sudáfrica conocida como 501Y.V2 ha demostrado ser más infecciosa y capaz de evadir más fácilmente algunas vacunas. No obstante, aún no se ha realizado ningún estudio sobre la versión encontrada en tres viajeros de Tanzania para determinar si es más infecciosa o grave que otras cepas.

 

La versión recién descubierta se cultivará en laboratorios de Krisp y se intentará determinar qué tan fácilmente evade los fármacos, dijo de Oliveira. La variante proviene de un linaje del coronavirus identificado por primera vez en China, mientras que muchos otros tienen sus raíces en Europa.

El Gobierno de Tanzania, presidido por John Magufuli, fallecido recientemente, ha estado bajo críticas de la OMS por ignorar la existencia del coronavirus en este país de África Oriental.

Magufuli y su equipo rechazaron medidas sanitarias para combatir la pandemia y abrieron la economía, incluida la isla de Zanzíbar, que atrae a turistas internacionales.

A pesar de que el Gobierno tanzano evitó divulgar las cifras de infecciones, la evidencia anecdótica sugiere que muchas personas en el país han contraído la enfermedad.

ftm/mkh