• El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko (dcha.) en una sesión de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, Dushanbé, Tayikistán, 16 de septiembre de 2021.
Publicada: jueves, 16 de septiembre de 2021 14:37

Bielorrusia advierte sobre el deterioro de la situación en las fronteras de la OTSC, liderada por Rusia, ante el aumento de la presencia militar de la OTAN.

El aumento de las tensiones en las fronteras occidentales de la OTSC es una tendencia peligrosa”, ha dicho el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, durante una sesión de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), celebrada este jueves en Dushanbé, capital de Tayikistán.

Lukashenko ha condenado, sobre todo, la expansión militar norteamericana en Europa del Este, lo que, a su juicio, refuerza las capacidades de combate de los miembros de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) en la zona.

Además, ha alzado la voz contra los ejercicios no defensivos en los Estados bálticos y Ucrania que realiza el bloque militar cada vez con más frecuencia, en concreto, se ha quejado de la manera cómo maniobras de esta índole se han duplicado en los últimos cinco años, con la puesta en marcha de hasta 90 simulacros importantes por año y el grueso de fuerzas involucradas oscilando entre 60 000 y 110 000.

Aseverando que todas estas operaciones tienen como objetivo generar “provocaciones e incidentes” en la región, Lukashenko ha hecho referencia a la reacción nerviosa de los vecinos de Bielorrusia como Ucrania, los países bálticos y Polonia, ante los ejercicios bielorrusos-rusos, denominados “Zapad-2021”.

 

“El presidente ucraniano [Volodímir Zelenski] ha asentido de que el ejercicio bielorruso-ruso baraja opciones para capturar Kiev [la capital ucraniana], Odessa [una ciudad portuaria de Ucrania] y Járkov [este de Ucrania]”, ha dicho al respecto.

EE.UU. y otros aliados de la OTAN han aumentado su presencia militar en Europa Oriental, lo que genera polémica por las tensiones actuales entre Bielorrusia y el Occidente, que se niega a reconocer la reelección de Lukashenko.

Minsk y Moscú denuncian insistentemente que la expansión militar de Estados Unidos, a la cabeza de sus aliados occidentales, cerca de sus fronteras, supone una amenaza directa para su seguridad nacional y, por tanto, se reservan el derecho a dar una respuesta contundente a cualquier agresión o violación de su soberanía.

mmo/ctl/tqi/rba