• Portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajarova, en rueda de prensa en la Cancillería rusa en Moscú.
Publicada: lunes, 18 de febrero de 2019 17:57
Actualizada: lunes, 18 de febrero de 2019 19:34

Rusia está dispuesta a contribuir al diálogo entre “fuerzas constructivas” en Venezuela y considera una “provocación” el envío de ayuda por EE.UU. al país caribeño.

“De nuestra parte estamos dispuestos a contribuir a la búsqueda de un entendimiento mutuo entre todas las fuerzas constructivas y patrióticas en Venezuela”, ha afirmado este lunes la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, María Zajarova.

La funcionaria rusa también ha considerado como “la crónica de una provocación anunciada” el envío de ayuda humanitaria de EE.UU. a Venezuela, un pretexto que, según los líderes chavistas, usa Washington para  introducir armas  en el territorio venezolano.

“Dada la postura que ocupan sobre este asunto las autoridades legítimas del país, los autores de esta acción se proponen realizar una irrupción, lo que será una provocación para que los guardias fronterizos y los militares recurran a la fuerza”, ha manifestado Zajarova al respecto.

De nuestra parte estamos dispuestos a contribuir a la búsqueda de un entendimiento mutuo entre todas las fuerzas constructivas y patrióticas en Venezuela”, ha afirmado la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, María Zajarova.

 

Las autoridades rusas han enfatizado que la única solución a la crisis en Venezuela es el diálogo, y han denunciado los intentos de EE.UU. para camuflar una intervención militar en Venezuela mediante la entrega de supuesta “ayuda humanitaria”.

Por su parte, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha rechazado la ayuda estadounidense a su nación, urgida por la oposición, por ser, tal y como dijo el mandatario, parte de un golpe de Estado impulsado por EE.UU. y un pretexto para una invasión extranjera.

La tensión escaló en Venezuela el pasado 23 de enero, cuando Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional (AN) venezolana —declarada en desacato en 2016 y controlada por la oposición— se autoproclamó “presidente interino” de la República Bolivariana, Caracas ha denunciado que Washington pretende imponer, con un golpe de Estado, un gobierno “títere”.

Pese al reiterado llamado del presidente de Venezuela a entablar un diálogo tanto con la oposición como con EE.UU., estos se niegan a sentarse en la mesa de conversaciones y buscan el fin del Gobierno de Maduro.

ahn/ctl/mtk/rba

Comentarios