• El primer ministro húngaro, Viktor Orbán (izq.), junto al presidente ruso, Vladimir Putin, en Moscú, 18 de septiembre de 2018. (Foto:AFP)
Publicada: martes, 18 de septiembre de 2018 13:38
Actualizada: miércoles, 19 de septiembre de 2018 2:28

Tras el derribo del avión ruso en Siria, Vladimir Putin subraya que una respuesta por parte de Rusia engloba garantizar la seguridad de sus militares en Siria.

Así ha respondido este martes el mandatario ruso al ser preguntado por el incidente de la aeronave rusa, en una rueda de prensa tras finalizar su encuentro con el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, celebrado en Moscú (capital rusa).

Putin ha precisado que cualquier posible respuesta que den las Fuerzas Armadas de Rusia desplazadas en Siria, por el reciente derribo del avión de transporte militar ruso II-20 en el territorio sirio, será siempre para salvaguardar la seguridad e integridad de todos los efectivos y las instalaciones rusas en el país árabe.

Estas medidas, ha aclarado, se traducirán en “pasos que todos notarán” en los próximos días, cuando las fuerzas del país euroasiático trasladadas a Siria para prestar apoyo al Ejército sirio en la lucha contra el terrorismo acometan las pertinentes acciones al respecto.

Desde septiembre de 2015 y después de que así se lo solicitara el presidente sirio, Bashar al-Asad, Rusia emprendió operaciones antiterrorista en Siria y, para ello, ha desplegado en el territorio sirio numerosos bombarderos, helicópteros y buques militares, además de establecer un contingente militar permanente en la ciudad de Hmeimim (noroeste de Siria) y una base naval en el puerto sirio de Tartus (noroeste).

A juicio del presidente ruso, la caída del avión militar ruso ante las costas sirias fue fruto del “encadenamiento de circunstancias accidentales trágicas”.

Parece el encadenamiento de circunstancias accidentales trágicas”, dice el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en alusión al derribo de un avión de transporte militar ruso en Siria.

 

El lunes por la noche, un avión de transporte militar ruso II-20 dejó de emitir señales sobre el mar Mediterráneo mientras regresaba a la base aérea rusa de Hmeimim, justo cuando cuatro cazas F-16 de la fuerza aérea del régimen israelí lanzaron un ataque contra objetivos sirios en la provincia costera de Latakia.

Putin también ha asegurado que el derribo no fue provocado por los disparos realizados por los cazas israelíes.

Mientras tanto, el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú, ha reiterado que Israel es culpable de la muerte de la tripulación rusa en Siria y ha afirmado que se reserva el derecho a responder a ‘actos hostiles’ del régimen de Tel Aviv.

krd/anz/ftm/alg

Comentarios