• Buques de guerra rusos entrenan en San Petersburgo (oeste de Rusia) durante unas maniobras militares.
Publicada: viernes, 31 de agosto de 2018 14:51

Ante la posibilidad de un ataque occidental a Siria, Rusia tiene planeado desplegar 26 buques y 34 aeronaves en el Mediterráneo para realizar maniobras.

“Un total de 26 buques de la Armada, incluidos dos submarinos, así como 34 aeronaves, participarán en el entrenamiento” en el mar Mediterráneo, cerca de Siria, ha informado este viernes el comandante en jefe de la Marina rusa, el almirante Vladímir Korolev.

En declaraciones a la cadena local de televisión Rossiya-24, Korolev ha señalado que las fuerzas navales, aéreas y espaciales de Rusia llevarán a cabo las masivas maniobras Vostok 2018 durante una semana, desde mañana 1 de septiembre hasta el 8 de septiembre.

Los simulacros incluirán vuelos de bombarderos estratégicos supersónicos Tu-160, de aviones antisubmarinos de largo alcance Tupolev Tu-142 ML e Il-38 y de cazas Sujói Su-33, así como de aviones Su-30SM, ha agregado el alto mando castrense.

Las fuerzas rusas, ha detallado, se entrenarán en defensa antiaérea y antisubmarina, protección de comunicaciones marítimas, lucha contra la piratería y salvamento marítimo, además de realizar ejercicios con misiles y de artillería.

Un total de 26 buques de la Armada, incluidos dos submarinos, así como 34 aeronaves, participarán en el entrenamiento” en el mar Mediterráneo, cerca de Siria, informa el comandante en jefe de la Marina rusa, el almirante Vladímir Korolev.

 

“Las zonas de celebración de los ejercicios se declararon con suficiente anticipación áreas temporalmente peligrosas para la navegación marítima y el tráfico aéreo”, ha agregado Korolev, antes de subrayar que, una vez que concluya el simulacro, los buques y aviones rusos regresarán a sus bases permanentes.

Estas maniobras militares tienen lugar en medio de amenazas de EE.UU. y sus aliados con lanzar un ataque aéreo contra Siria con el pretexto de un supuesto uso de armas químicas por parte del Gobierno de Damasco en su ofensiva antiterrorista en la provincia noroccidental de Idlib.

Ante esta situación, Rusia envió recientemente 13 buques de guerra desde el estrecho del Bósforo (Turquía) rumbo a la base naval de Tartus, en el oeste de Siria.

Por su parte, el Gobierno de Siria denuncia que algunos Estados occidentales, bajo el mando de EE.UU., mantienen cooperaciones con los llamados “cascos blancos” —vinculados a grupos terroristas— para escenificar un nuevo ataque químico en el suelo sirio y acusar de la agresión al Ejército del país árabe.

fmk/mla/ftn/hnb

Comentarios