• Un buque de carga ruso se dirige a Siria.
Publicada: sábado, 21 de abril de 2018 1:30
Actualizada: sábado, 21 de abril de 2018 3:08

Varias fuentes informan de que un buque ruso ha trasladado a Siria sistemas antiaéreos S-300 y ha conseguido hacerlo sin ser detectado mediante una ‘cortina de humo’ durante su recorrido de Rusia a la base naval de Tartus, en el oeste del territorio sirio.

Según ha informado este viernes la página web estadounidense The Drive, en recientes días, un buque de carga ruso con destino a Siria podría haber trasladado componentes del sistema S-300 al país árabe, dado que la tripulación del buque en cuestión se aseguraba en todo momento de que hubiera una cortina de humo sobre el navío.

Fuentes citadas por dicho medio aseguran que el uso constante de una cortina de humo sobre el buque es evidencia irrefutable de que los rusos estaban transportando material o equipos militares que no querían que fueran avistados desde el aire mediante aeronaves o satélites de espionaje.

Normalmente el uso de cortinas de humo prevendría que se pudieran tomar imágenes aéreas, no obstante, se cree que algunos de los aviones de espionaje más sofisticados de Estados Unidos desplegados cerca de Siria (en específico, los RQ-4 Global Hawks) podrían captar imágenes a través de la cortina de humo desplegada.

 

Sin embargo, las fuentes indican que, muy probablemente, los rusos usaron una cortina de humo de una composición química que obstruiría hasta las cámaras infrarrojas y termales, por lo que sería imposible detectar el navío.

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, ha asegurado este mismo viernes que Moscú podría proveer sistemas S-300 a Damasco, en un intento por defender a Siria de las agresiones extranjeras, tras los recientes ataques de EE.UU., el Reino Unido y Francia contra el país árabe.

La alianza tripartita, liderada por Washington, lanzó la semana pasada ataques aéreos contra varios objetivos en Siria, sin el aval de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y con la excusa de un supuesto ataque químico en la ciudad de Duma, en la región de Guta Oriental, pese a que Damasco rechazó toda implicación.

El Ejército sirio usó sistemas de defensa aérea S-200, S-125, Osa, Kvadart, Buk y Strela y pudo interceptar 71 de los 103 misiles disparados por EE.UU. y sus aliados contra su territorio, incluyendo misiles de crucero Tomahawk y bombas guiadas GBU-38, conforme ha señalado el Ministerio de Defensa ruso.

hgn/ctl/myd/mkh

Commentarios