• El embajador adjunto de Rusia ante Naciones Unidas (ONU), Vladimir Safronkov, habla con los periodistas.
Publicada: sábado, 25 de febrero de 2017 0:50
Actualizada: sábado, 25 de febrero de 2017 3:33

Rusia afirma que vetará el proyecto de resolución de Naciones Unidas que busca imponer sanciones a Siria a base de alegatos sobre el uso de municiones químicas.

“Acabo de explicar muy claramente nuestra posición a nuestros aliados. Si se presenta (la moción), la vetaremos, y todo el mundo lo sabe”, ha aseverado este viernes el embajador adjunto de Rusia ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Vladimir Safronkov.

En una sesión a puertas cerradas del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), Estados Unidos, Francia y el Reino Unido han pedido imponer sanciones contra el Gobierno sirio, al que acusan de haber recurrido a armas químicas en sus campañas militares.

Acabo de explicar muy claramente nuestra posición a nuestros aliados. Si se presenta (la moción), la vetaremos, y todo el mundo lo sabe”, ha aseverado el embajador adjunto de Rusia ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Vladimir Safronkov.

En declaraciones a los periodistas al salir de esta reunión, el embajador ruso ha dicho que el borrador del proyecto contradice "el principio fundamental de la presunción de inocencia hasta que haya finalizado la investigación" que se lleva a cabo por los expertos de la ONU y de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ).

Safronkov ha denunciado que el equipo investigador es sometido “a una gran presión” para que la investigación tenga “resultados unilaterales”, según recoge la agencia oficial rusa TASS.

“Cuando establecimos JIM (iniciales en inglés del Mecanismo de Investigación Conjunto de la OPAQ y la ONU sobre los ataques químicos en Siria) insistimos en que la indagación debería ser imparcial, objetiva e independiente. Pero, ahora, debido a las presiones ejercidas, no lo es”, ha lamentado.

 

La resolución impulsada por los referidos países occidentales incluye, entre otros, la prohibición del suministro de cualquier tipo de helicópteros o armas al Gobierno de Damasco o a los sectores gubernamentales.

El representante francés ante la ONU, Francois Delattre, alegó que existen “evidencias claras de que se han usado armas químicas en Siria contra la población civil e indicios convergentes de que dichas armas se siguen utilizando en el país”.

Damasco siempre ha rechazado las acusaciones de países y organismos occidentales que tratan de vincular a su Ejército con el uso de armas químicas, además, ha presentado una y otra vez evidencias del uso de este tipo de armamentos por los grupos armados y extremistas.

mjs/ctl/aaf/rba