• El edificio de la Cancillería de Irán en Teherán, la capital.
Publicada: martes, 3 de agosto de 2021 14:03
Actualizada: martes, 3 de agosto de 2021 15:57

Irán convoca al encargado de negocios británico y al embajador rumano para protestar por las acusaciones de esos países contra Teherán tras el ataque a un petrolero.

El encargado de negocios británico en Teherán, capital iraní, fue citado el lunes ante el Ministerio de Asuntos Exteriores en ausencia del embajador británico para recibir la protesta del país persa por las acusaciones hechas por el canciller británico, Dominic Raab, quien atribuyó a Irán un ataque a un petrolero de propiedad israelí frente a la costa de Omán.

En la reunión, el jefe de la Tercera Oficina de Europa Occidental de la Cancillería persa lamentó las “infundadas acusaciones” del canciller británico contra Teherán, diciendo que “estas afirmaciones apresuradas, contradictorias y sin fundamento fueron rechazadas y fuertemente condenadas”.

“Esta no es la primera acusación apresurada y sin ninguna evidencia del Reino Unido contra la República Islámica de Irán, sino que este país ha acusado en el pasado a Irán de acciones que nunca han sido probadas y nunca se ha presentado ningún documento para confirmar tales afirmaciones”, enfatizó.

 

El alto funcionario de la Carteria iraní subrayó que “Irán siempre ha considerado el Golfo Pérsico como una vía fluvial segura para el paso seguro de barcos y ha tratado de establecer y fortalecer la seguridad en él”, ratificando que la fuente de inestabilidad en estas aguas “no es Irán sino la presencia de barcos y fuerzas militares de países extrarregionales”.

Al mismo tiempo, advirtió sobre “cualquier aventura” del régimen israelí u otros, reiterando que “la política definitiva de la República Islámica se basa en la autodefensa y la respuesta decisiva, oportuna y adecuada a cualquier aventurerismo”.

En otra medida, tras las infundadas acusaciones contra el país persa por parte del Gobierno rumano con respecto al mencionado ataque, el Ministerio de Exterior iraní convocó la misma jornada al embajador de Rumania en Teherán, a quien se le solicitó expresar el descontento y la enérgica protesta de Irán al respecto a los funcionarios rumanos.

Durante la cita, la parte iraní alertó sobre intentos de terceros países de crear inseguridad en el entorno internacional mediante la organización de tales acciones y enfatizó en la necesidad de ser conscientes de la conspiración de estos Estados.

Irán ha rechazado con firmeza cualquier participación en el ataque del jueves al petrolero Mercer Street, gestionado por un multimillonario israelí, frente a las costas de Omán, en que murieron dos tripulantes de nacionalidades británica y rumana. Varios países occidentales como Estados Unidos y el Reino Unido se sumaron al régimen israelí para acusar a Irán en el incidente.

tmv/ftm/rba