• Los manifestantes estadounidenses protestan por el brutal asesinato del afrodescendiente George Floyd en Minneapolis, 28 de mayo de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 29 de mayo de 2020 22:08
Actualizada: sábado, 30 de mayo de 2020 0:26

Irán ha denunciado los intentos del Gobierno estadounidense para silenciar a su propia gente, así como a los medios que difunden la voz de los manifestantes.

En un mensaje publicado este viernes, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán ha censurado una vez más la creciente brutalidad policial y la discriminación racial en Estados Unidos, en particular hacia los afrodescendientes.

La República Islámica de Irán lamenta el atroz asesinato de afrodescendientes, condena la mortal discriminación racial en EE.UU. y pide a las autoridades estadounidenses que lleven ante la justicia a los responsables de estos asesinatos”, según reza la nota, publicada en la red social Twitter.

La referida Cartera ha hecho alusión específicamente al asesinato de George Floyd, un estadounidense de raza negra que murió el lunes a manos un policía blanco en la ciudad de Minneapolis, en el estado norteño de Minnesota.

Tras este incidente trágico, numerosas personas se tomaron las calles de EE.UU. para mostrar su rechazo a la brutalidad policial. El presidente estadounidense, Donald Trump, sin embargo, tildó de “matones” a los manifestantes y les amenazó con violencia.

Durante las manifestaciones, la Policía de EE.UU. arrestó a un equipo de la cadena norteamericana CNN mientras informaba sobre las protestas y la ira de la gente ante el asesinato de Floyd a manos de un agente policial.

La Cancillería iraní, no obstante, ha cuestionado el doble rasero de las autoridades estadounidenses respecto al derecho de manifestarse, resaltando que “las voces de los manifestantes en EE.UU. deben ser escuchadas y las restricciones de los medios deben ser detenidas de inmediato”.  

Anteriormente, Abás Musavi, el portavoz del citado Ministerio, había asegurado que el asesinato de Floyd “por un uniformado blanco a sangre fría” era una demostración desgarradora de racismo sistemático y supremacismo blanco en el Gobierno norteamericano.

La violencia de la Policía de EE.UU. ha suscitado críticas de diversas organizaciones de derechos civiles que aseveran que la comunidad afroamericana es blanco de una grave e incesante ola de abusos en la que agentes del Gobierno estadounidense están involucrados. 

Por su parte, la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Michelle Bachelet, ha exigido al Gobierno de EE.UU. tomar medidas serias frente al asesinato de afrodescendientes a manos de fuerzas del orden.

myd/ctl/rba