• Líder iraní aboga por prosperidad de producción en Año Nuevo
Publicada: miércoles, 20 de marzo de 2019 22:03
Actualizada: jueves, 21 de marzo de 2019 6:01

El Líder de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, aboga por la prosperidad de la producción en su mensaje con motivo del Año Nuevo persa (Noruz).

En el nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso

¡Oh, Reformador de los corazones y las mentes!

¡Oh, Regente del día y de la noche!

¡Oh, Transformador de los estados y las circunstancias!

¡Cambia nuestro estado al mejor posible!

¡Dios, guíanos por el camino como aquellos que han sido guiados y otórganos la fuerza para poder ser como los diligentes!

Le agradezco a Dios que me haya concedido la oportunidad de poder felicitarle este nuevo año, que coincide con el natalicio del primer Imam de los chiíes, el Imam Ali (la paz sea con él), al querido pueblo de Irán. ¡Feliz Año Nuevo, queridos coterráneos! Les deseo a todos ustedes un año lleno de felicidad, salud, alegría y grandes logros en lo económico y espiritual, con la ayuda de Dios.

En especial, felicito a los familiares de los queridos mártires, a los discapacitados de la guerra y sus familias, además mando un saludo y rememoro el espíritu de nuestro grandioso Imam (P) y de los mártires.

Hemos tenido un año plagado de aventuras. En este año, el pueblo de Irán mostró cuán capacitado está. Los enemigos tenían planes, complots contra el pueblo de Irán. La fuerza del pueblo, su sagacidad y la voluntad de los jóvenes hicieron que las maquinaciones enemigas fracasaran.

Frente a la dureza de las sanciones, consideradas por el propio EE.UU. y Europa unas sanciones sin parangón, el pueblo de Irán ha reaccionado con fuerza y poderío, tanto en el sector político como económico.

 

En el campo político, un ejemplo de esta reacción, ha sido la masiva participación que se registró en la marcha del 22 de bahman y el posicionamiento de la gente a lo largo de todos estos meses.

Una muestra de la reacción del pueblo desde el punto de vista económico ha sido el aumento de las iniciativas científicas y tecnológicas, un incremento sin igual de empresas del conocimiento y un aumento de la producción de infraestructuras y materiales básicos de uso interno; un ejemplo de todo ello es que unos días atrás fueron inauguradas nuevas fases del yacimiento de gas localizado en el sur del país y también, con anterioridad, fue inaugurada una gran refinería en la ciudad de Bandar Abas, entre otros.

Por lo tanto, frente a la enemistad y malevolencia del enemigo, pudo mostrar su poderío, magnificencia y grandeza, e incrementar la notoriedad del pueblo, de la Revolución y de la República Islámica, con la ayuda de Dios.

El principal problema de la nación sigue siendo de índole económica, sobre todo en los últimos meses, en los que la gente ha tenido problemas en lo referente a la subsistencia. Parte de ello se debe a que se ha optado por una dirección errada en el campo económico, que tiene que ser remediada.

Existen ciertos planes, se han adoptado una serie de medidas que, con la ayuda de Dios, deben dar resultado en este año 98, que comienza a partir de hoy, en este instante, y la gente debe percibir sus efectos.

Lo que estoy diciendo es que el tema que le urge al país, la cuestión seria del país, la prioridad de la nación, de momento, es el tema económico. En lo que se refiere a la cuestión económica, tenemos que tratar muchos temas. El asunto de la devaluación de la moneda nacional es muy importante; asimismo, el poder adquisitivo de la gente. Otro de los problemas es el de las fábricas, su bajo rendimiento e incluso el cierre de algunas de ellas.

Por lo que he podido indagar, además de recurrir a la opinión de los expertos, la clave para solucionar estos problemas se halla en el desarrollo de la producción nacional.

 

El año 97 lo titulamos el Año de Apoyo al Producto Iraní. No puedo decir que no se haya cumplido por completo este lema, pero sí puedo afirmar que esta consigna se ha tenido en cuenta en gran medida, y en muchos aspectos ha sido bien recibida por el pueblo y cumplida, por lo que, con seguridad, esto tendrá un efecto positivo.

Este año el tema del que se habla es el de la producción. Quiero que la producción sea el principal eje de nuestras actividades. Mis aspiraciones para la producción, lo que significa la producción, lo daré a conocer en mi discurso del primer día del Año Nuevo, Dios mediante.

Si la producción prospera, puede remediar el problema de la subsistencia de la gente, también puede hacer que la nación deje de depender de foráneos y de los enemigos. De igual modo, puede solucionar el desempleo, además de solucionar, en gran medida, el problema de la devaluación de la moneda.

Por esa razón, el tema de la producción, en mi opinión, es el eje central de este año. Por ese motivo, el lema de este año es:

Prosperidad de la Producción, Prosperidad de la Producción

Todos deben esforzarse para que la producción nacional prospere. Desde el inicio del año hasta su conclusión, Dios mediante, esto adquirirá sentido de forma significativa en el país.

Si esto tiene lugar, espero que, con la ayuda de Dios, empiece a solventarse el problema económico, si Dios quiere.

Saludo de todo corazón al Imam Mahdi (que Dios acelere su llegada) y le pido que os tenga bajo su consideración a vosotros, el querido pueblo. También le pido a Dios felicidad para el pueblo de Irán y todos los pueblos que celebran el Noruz.

La paz sea con los dignos siervos de Dios.

Comentarios